Nadie frena fiestas patronales en Oaxaca

*Además de la alta movilidad, pese al crecimiento de casos y contagios por COVID 19

Oaxaca, Oaxaca, Miércoles 28 de Julio, 2021 (Fuente: Agencias).- En Oaxaca, pese a la tercera ola de contagios por la pandemia por COVID, se siguen reportando festejos y fiestas patronales, como el caso de Santiago Matatlán, distrito de Tlacolula, San Blas Atempa, distrito de Tehuantepec y Santiago, en el distrito de Etla.

En varios videos difundidos en redes sociales se denuncia que, sin medidas sanitarias y con una alta concentración de personas, se celebraron en estos poblados reuniones masivas, como velas y fiestas anuales, donde se observa a personas conviviendo con otras sin portar cubrebocas como medida sanitaria o guardar la sana distancia.

Autoridades en la Secretaría de Salud reportan que personal de la jurisdicción sanitaria alertó a las autoridades municipales de los riesgos, pero hubo caso omiso.

El subsecretario de salud, Héctor Matus, afirmó que, previo a los eventos difundidos se notificó a las autoridades municipales de las restricciones respecto a los riesgos sanitarios y riesgos de contagios por la pandemia por COVID, pero desacataron los exhortos.

Dijo que ahora corresponderá a la Secretaría General de Gobierno y a la Legislatura local aplicar la sanción que corresponda por violentar las regulaciones sanitarias.

Recientemente, el pleno de la Cámara de Diputados de Oaxaca aprobó un ley y decreto que fue expedido en el Diario Oficial del Estado de Oaxaca, donde queda de manifiesto que los presidentes municipales que no cumplan con acatar las normas sanitarias ante la pandemia por COVID, serán sujetos de revocación de mandato.

El acuerdo se une a las reformas al código penal, donde ya se sanciona con cárcel y multas a las autoridades municipales que desacaten las normas sanitarias internacionales ante la pandemia por el SARS-COV-2.

En el acuerdo promovido por los legisladores locales de MORENA, del PT, del PRI, del PVEM y el PAN, se instruye que, ante la peligrosidad del virus del COVID y su propagación, quedan suspendidas todas las actividades públicas, las fiestas patronales, los tianguis, los baratillos, los días de plaza, las calendas, las celebraciones diversas o las encerronas, además, se debe restringir al mínimo los acceso a restaurantes y hoteles y se debe decretar ley seca y suspender la apertura de bares, cantinas, centros nocturnos y tables dances.

Lo anterior, según la modificación hecha por el Congreso al artículo 61, donde se advierte que cualquier violación a esta norma, causará de forma inmediata la revocación del cargo del presidente municipal y sus concejales.

Se precisa que cualquier acción de tolerancia y omisión que contravenga el decreto y sus disposiciones emitidas por las autoridades sanitarias, podrían ser causal suficiente para la revocación de mandato de los munícipes y sus cuerpos edilicios.

Con esta adecuación, el Congreso del estado aprobó, además, una reforma a la Ley Orgánica Municipal que consiste en la adición de fracciones a los artículos 44, 58, y 61, para que los ayuntamientos y los funcionarios cumplan su gestión en apego a la protección al derecho humano a la salud de sus habitantes.

Los legisladores consideraron en su momento que no se violaría la autonomía de los municipios, toda vez que se protegería una de las garantías individuales más importantes como la salud, tal como se encuentra establecido en la adición del Artículo 58.

Mientras que en el Artículo 61, se estableció que los integrantes del Cabildo, quienes toleren y actúen escudados en sus facultades, contraviniendo con ello las disposiciones emitidas por las autoridades sanitarias, podrían ser causal suficiente para la revocación de mandato.

Las reformas fueron publicadas en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Oaxaca, el 15 de octubre del 2020 y entró en vigor de forma inmediata.

Tlapacoyan, el pueblo que desafía al COVID

En tanto, Santana Tlapacoyan, del distrito de Zimatlán, región Valles Centrales de Oaxaca, vivió su fiesta patronal.

El sábado 24 de julio hubo grandioso baile; el domingo 25 de julio carreras de caballos; el lunes 26 de julio el jaripeo; el martes 27 de julio otro baile para cerrar con broche de COVID 19.

El baile del sábado tuvo su cereza del pastel: el crimen de César Escamilla, un jinete, pero nada alteró la fiesta, la gente está muy contenta con sus festejos.

Y es que, de todos es conocido que, César Escamilla fue ejecutado en el baile de la noche de este domingo en Santa Ana Tlapacoyan, siendo el hoy occiso originario de Ayoquezco de Aldama. No obstante, la fiesta no termina y sobre el crimen nadie dice nada, se trata, señalan pueblos cercanos, de un pueblo sin ley, como en el viejo oeste.

Para ellos, los de la población, el COVID no existe y, si así fuera, tampoco les importa.

Empiezan a surgir casos de COVID en Santa Ana, Miahuatlán

Por otra parte, será que hay total hermetismo por parte de las autoridades municipales y de salud estatal, o en verdad ignoran por la situación que atraviesa el municipio de Santa Ana, del distrito de Miahuatlán, región Sierra Sur de Oaxaca, que hace unos días celebró la fiesta de su pueblo.

En forma confidencial se han reportado casos de COVID y variantes en algunos jóvenes de la comunidad; el problema es que nadie da a conocer oficialmente este problema por temor a ser vetados o criticados por los pueblos circunvecinos.

Lo poco que se sabe de ese lugar es que nadie obedece a su autoridad y las fiestas particulares se han llevado a cabo sin ninguna medida sanitaria, y a esto se suma a la complicidad del párroco que nada ha hecho por evitar que esta comunidad sufra las consecuencias de sus actos religiosos que, intelectualmente, es el principal motivo de la propagación del virus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *