2,521 años de la capital como Ciudad Ancestral

*En acto solemne, el Cabildo de la capital oaxaqueña enaltece con una ceremonia oficial la gloria de los antepasados que habitaron Lula’a y entregó el Reconocimiento Coquitao Cosijopi a personajes que han aportado sus conocimientos al reconocimiento de la Ciudad Ancestral

Oaxaca, Oaxaca, Domingo 09 de Mayo, 2021 (Fuente: Comunicado).- En un acontecimiento histórico y de gran legado para las nuevas generaciones, el Ayuntamiento de la capital oaxaqueña reconoció de manera oficial, mediante la celebración de una Sesión Solemne de Cabildo, 2,521 años de la existencia de Lula’a, hoy Oaxaca de Juárez, como una urbe o Ciudad Ancestral.

El Presidente Municipal, Oswaldo García Jarquín, acompañado del secretario de la Contraloría y Transparencia Gubernamental del Estado, José Ángel Díaz Navarro, la diputada local Griselda Sosa Vázquez y de la presidenta del Consejo Consultivo del DIF Municipal, Patricia Benfield de García, enalteció que con esta ceremonia el Gobierno Municipal de Oaxaca de Juárez hace un acto de justicia histórica, reconoce la gloria de los antepasados y da a la Cuarta Transformación una dimensión cultural.

“Al cumplir nuestra ciudad Ancestral 2,521 años de existencia como urbe, porque su antigüedad es mayor, reivindicamos a una civilización que perseveró en su existencia a la invasión castellana española, hecho que nos marcó para siempre. Al caer el Señorío Mexhica arrastró a todo el Anáhuac que poco a poco y casi siempre a sangre y fuego fue tomando el control de la vida de nuestras civilizaciones. A sangre tomaron tierras y recursos; a fuego, costumbre y religión”, dijo junto al representante del Poder Judicial del Estado, Humberto Vásquez Quevedo, y del comandante de la Vigésima Octava Zona militar, Esaú Rodríguez Cuéllar.

El edil capitalino puntualizó que el reconocimiento de los 2,521 años de Oaxaca de Juárez como Ciudad Ancestral “deberá marcar una nueva visión de nosotros mismos” y ser un punto de partida para rememorar que venimos de un pasado glorioso vivo y latente, y que no es solo la herencia colonial la base de esta urbe. Agregó que no se trata de practicar un indigenismo de pequeños alcances, sino que se trata de una revalorización cultural que dé paso a nuevos enfoques y paradigmas para que este país encuentre nuevos niveles de bienestar y progreso compartido.

“Debemos atrevernos a descolonizar nuestro pensamiento porque de ahí se puede derivar una sacudida del dominio al que estamos sometidos: internamente por élites que ven en otros países el modelo para México porque son incapaces de ver que en esta tierra ya hubo grandeza, ya hubo un pasado glorioso que no ha muerto, que palpita en nuestras comunidades, regiones y etnias, pero que las tenemos olvidadas, las tenemos dormidas, las tenemos abandonadas. Y no es un asunto de dinero, es un tema de comprensión histórica, de reivindicación social y de perspectiva de futuro”, manifestó en su mensaje el Presidente Municipal.

En presencia de los académicos e historiadores Edica Hernández Hernández, Carlos Roberto Aguilar Jiménez, Javier Bautista Espinosa y Juan de Dios Gómez Ramírez, Oswaldo García Jarquín recalcó que nuestros antepasados del Anáhuac nos dejaron un legado valioso, un tesoro de enormes dimensiones. “Fijarnos en esa riqueza es empezar a entender mejor la realidad para poder hacer nuevos proyectos de desarrollo. La 4T es apenas una transición, los países complejos y grandes como el nuestro no se arreglan de la noche a la mañana. Si queremos dejar de ser el patio trasero de alguno o de varios países, si queremos dejar de ser juguete de intereses geopolíticos mundiales, si queremos afirmar nuestra soberanía, el camino no es difícil. Solo nos falta un mejor entendimiento de nuestro pasado ancestral, una revalorización de la grandeza de nuestros antepasados; si ellos pudieron, ¿por qué no nosotros?”, expresó.

“Hace casi un siglo un ex gobernador dijo: “debemos trabajar tanto como lo hicieron nuestros antepasados, para ser tan grandes como ellos”. Tenía razón y su frase tiene vigencia, no hay gloria sin esfuerzo. Por eso en este año, último de mi mandato que gané legal y legítimamente en las urnas, reconozco que este acto es uno de los más importantes porque marca una visión de nuestro pasado histórico”, agregó.

El Presidente Municipal, Oswaldo García Jarquín, reconoció que el Cabildo también es parte de esta decisión estratégica para que las nuevas generaciones de oaxaqueñas y oaxaqueños entiendan mejor la gloria de la civilización zapoteca y que esta ciudad no la inventaron los invasores ibéricos, porque “esta ciudad, Lula’a, ya era grande cuando ellos llegaron, que solo montaron la suya sobre la hoy antigua y desconocida para muchos.

Asimismo, subrayó que todos los dichos están sustentados en la opinión científica de investigadores e historiadores. “Hay vestigios, sobre todo en nuestro Centro Histórico, de las edificaciones de Lula’a. Están ahí, pero ocultas porque los invasores las sepultaron sin piedad alguna para edificar las suyas. Fue trágico que los mismos que las construyeran fueran obligados a destruirlas. Así fue porque así actuaron los imperios antiguos”, resaltó.

El Primer Concejal de la ciudad capital remarcó que “esto que decimos y hacemos no es un acto ni de venganza ni de revancha. Es solo la necesidad de que salga la verdad, que la historiografía nos dé una nueva narrativa, no la que nos dijeron cronistas de la conquista, frailes e historiadores de los vencedores. No, es únicamente el principio dialéctico que nos ayude a auto reconocernos y hacer a un lado visiones equivocadas por tantos años de sometimiento cultural”.

Ante concejales, agentes municipales e integrantes del Gabinete del Ayuntamiento, refrendó su compromiso de trabajo con la ciudad capital del estado. “Por eso reafirmo mi vocación indigenista, pero en su dimensión cultural de sentido amplio. Invito a toda la comunidad académica e intelectual de nuestra ciudad a revalorar la nueva historia de Oaxaca de Juárez. Este conocimiento podría ser un acicate para superar en poco tiempo nuestras carencias y limitaciones”, expresó.

Cabildo entrega el Reconocimiento Coquitao Cosijopi

En esta sesión solemne, se entregó la distinción Coquitao Cosijopi que se otorgará, a partir de esta fecha, a las personas que, en el desempeño de sus actividades, realicen actos y obras de evidente significado y trascendencia en beneficio de la investigación de la historia de los pueblos ancestrales del Valle de Oaxaca.

En representación del Cabildo, el edil Oswaldo García Jarquín entregó dicha distinción a Edica Hernández Hernández, licenciada en Historia por la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Iztapalapa y maestra en Estudios Mesoamericanos en la Universidad Nacional Autónoma de México, quien ha contribuido en la recolección y catalogación de materiales arqueológicos. Es coautora del libro “Oaxaca de Juárez. Una ciudad ancestral”, obra de divulgación en la cual los lectores pueden conocer parte de los antecedentes de la que fue la ciudad zapoteca de Lula’a, llamada por los mexicas como Huaxyacac. Ha participado como ponente en mesas redondas, coloquios, congresos y simposios, destacando el “VI Coloquio Internacional de la Mixteca”, entre otros.

Hernández Hernández compartió su agradecimiento a las autoridades municipales y al Cabildo por la condecoración; resaltó que “la región de los Valles Centrales fue cuna de una de las civilizaciones más importantes del México antiguo, la civilización zapoteca; agradezco la presente distinción y oportunidad”. La galardonada agregó que en esta región se desarrollaron y se perfeccionó una serie de conocimientos ancestrales, como la escritura, el arte y el calendario astronómico, que fueron materializados en la indudable capital zapoteca, Monte Albán, contribuyendo al desarrollo de otros pueblos mesoamericanos como fue el caso de Teotihuacán.

También fue reconocido el astrónomo Carlos Roberto Aguilar Jiménez, nacido en la ciudad de México en 1957, pero radicado en Oaxaca desde 1958; desde de 1980 hasta la fecha se desempeña como director del Observatorio Astronómico Municipal. En su trayectoria se ha distinguido por promover el conocimiento científico.

En 1998 obtuvo el reconocimiento de “Ciudadano de Antequera” otorgado por el Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez. En 1999 fue codescubridor oficial del asteroide “Oaxaca 141217”, hoy Dobson 14217. Se hizo acreedor a una placa por parte el Cabildo citadino con la cual se le reconoce como “Benefactor de la Astronomía en Oaxaca”. En 2013 fue galardonado con una mención honorífica del CONACYT: “Por su trayectoria en la divulgación del conocimiento científico”.

Aguilar Jiménez explicó que en este día también se lleva a cabo el Día Ascio, fecha que, dijo, era considerada sagrada y especial para las y los antepasados. “Este es un reconocimiento que se tiene que agradecer a las autoridades, al Presidente Municipal por la iniciativa y a los regidores por su respaldo; reconocemos el trabajo del Honorable Cabildo porque gracias al trabajo hemos logrado que Oaxaca de Juárez sea reconocida como ciudad ancestral y tenga esa importancia en todos los aspectos”

El historiador Javier Bautista Espinosa, oriundo de El Vergel, municipio de San Mateo Peñasco, también fue galardonado. Se define como investigador y divulgador de la historia, con particular interés en los procesos históricos de los pueblos originarios de Oaxaca. Considera que cada pueblo debe luchar por conservar su lengua y contar su propia versión de la historia. En este caso la memoria colectiva juega un papel fundamental en la reconstrucción e interpretación del pasado.

Es coautor del libro “Oaxaca de Juárez. Una ciudad ancestral”. También autor de un capítulo del libro “Los lenguajes de la historia. Oaxaca: siglos XVII–XX”, autor del libro titulado “Porfirio Díaz, de guerrillero a caudillo. Los pueblos mixtecos y la resistencia contra la Intervención Francesa”. En los festejos del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana en el año 2010, intervino en el programa “Oaxaca en los Centenarios”. Ha participado con ponencias en diversos eventos académicos.

Javier Bautista Espinosa evidenció su agradecimiento al edil Oswaldo García Jarquín y al Cabildo por la distinción. Señaló que la divulgación del devenir histórico de los Valles Centrales, es fundamental para conocer las raíces ancestrales de la cultura oaxaqueña, con especial énfasis en la cultura zapoteca y sus contribuciones, así como de los primeros indicios de ocupación de la antigua Lula’a.

Destacó que, de acuerdo a diferentes investigaciones realizadas por especialistas de la arqueología, y gracias a unas excavaciones realizadas en tres sitios específicos de los que actualmente es el Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca, arrojaron datos reveladores que sitúan a Oaxaca en la línea de tiempo más allá de 500 años antes del inicio de esta era, así como las influencias de las culturas antiguas en el proceso de reconfiguración del anterior Huaxyacac, cuando se dio paso a una nueva ciudad como parte de una transición cultural entre lo ancestral y lo colonial, dando como resultado la actual ciudad de Oaxaca.

El último en recibir la distinción fue el arqueólogo Juan de Dios Gómez Ramírez, quien es originario de Oaxaca de Juárez, realizó sus estudios en arqueología en la Universidad Autónoma de Yucatán. Fundador y editor del periódico “Binigulazáa”, especializado en temas indígenas. Desde 1992 es director de la Asociación Binigulazáa. Es corresponsal de la Agencia Internacional de Prensa India (AIPIN) y ha publicado diversos artículos periodísticos de investigación histórica sobre temas de Oaxaca en los medios impresos locales y regionales.

Es autor y/o editor de libros entre como: “Loohvana, el Valle de Etla. Una guía arqueológica para niños del valle de Etla”, “Al Pie de la Montaña Sagrada. Un acercamiento monográfico de Xoxocotlán”, entre otras publicaciones. Desde 1996 ha impartido diversos cursos, talleres y seminarios de temas diversos. Ha impartido conferencias en Canadá, la Ciudad de México y diversos centros educativos de Oaxaca y en otras entidades del país.

Gómez Ramírez resaltó que la antigua Lula´a, fue una ciudad cuya historia se determinó de manera violenta por la invasión española en 1,521, en la cual, a partir de entonces, ha prevalecido la ideología criolla occidental, ideología que ha tratado de ocultar, explicó, la historia verdadera de esta ciudad; especificó que algunos historiadores y cronistas han intentado ocultar la antigüedad de este asentamiento, el cual tiene evidencias mucho más anteriores a Monte Albán.

Finalmente, agradeció al Presidente Municipal, Oswaldo García Jarquín, por hacerlo acreedor a la distinción Coquitao Cosijopi, y ponderó que es esencial rescatar el conocimiento antiguo de esta ciudad para reescribir nuevamente la historia para que las nuevas generaciones conozcan la historia verdadera de la ciudad de Oaxaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *