Pros y contras del uso de la tecnología durante el confinamiento

Yeni VÁZQUEZ APARICIO

Oaxaca, Oaxaca, Jueves 15 de Abril, 2021.- La tecnología está ocupando un lugar cada vez más importante en nuestras vidas durante el confinamiento, haciendo más llevadero y funcional realizar nuestras actividades a distancia.

El uso de la tecnología desde el impacto educativo, deja una enorme posibilidad para los medios urbanos, donde se puede seguir teniendo esa cercanía con los alumnos a través del uso de plataformas digitales y coordinar así los trabajos, para evitar un rezago educativo o la misma deserción escolar.

Por otra parte no debemos descartar la brecha entre las condiciones económicas de nuestro país donde no todos cuentan con las posibilidades para comprar un dispositivo móvil, tener acceso a internet o simplemente contar con señal para acceder a una clase en línea, ya que aun sin pandemia siempre han estado presenten en el día a día de muchos niños en México factores de migración, de problemas familiares, cuestiones de salud etc.… que aun cuando las tecnologías estén en un gran avance, no solucionan solventan los problemas económicos y emocionales que al final son el origen de algunas BAP´S.

Es entonces, que la tecnología puede ser una herramienta clave para mejorar el control y el conocimiento de la pandemia en diversos aspectos, pero también un factor adverso si no se cuenta con ello; Y es que hablando del mal uso, también hemos de agregar la falta de valores, conciencia y de responsabilidad en toda la sociedad, ya que mucho ya hablaba durante las clases presenciales del bullying en las escuelas, pero hoy en clases virtuales pocos  se levantar la voz sobre el bullying cibernético, que algunos estudiantes hacen a sus maestros durante clases virtuales.

Esta situación tiene énfasis en casi todos los niveles educativos, pero mayormente. Recordemos que el bullying no sólo es físico también es, emocional según José Antonio Molina del Peral y Pilar Vecina Navarro “el hostigamiento por medio de las palabras, cualquier persona puede ser un agresor cuando insulta, pone motes (apodos), chantajea y se burla agrediéndolo emocionalmente e indirectamente”1 el que la sociedad estigmatice esto como algo normal por modas con los llamados “memes” promueve el bullying, pero nadie habla de ello.

Reflexionemos un momento, ya lo decía Rocío Domínguez Alfonso, “no se trata de prohibir el uso de tecnologías, sino de saber usarlo con responsabilidad y conciencia de objetividad”.

El sentido de responsabilidad del uso de la tecnología con fines educativos está pasando de ser una herramienta a enajenar la vida de los niños y adolescentes, ya es imprescindible para sus actividades esenciales como son la comunicación, socialización, información, relación e interacción grupal.

Sabemos que en las actuales “generaciones de cristal”, denominadas así por Greg Lukianof, Jonathan Haidt, Monserrat Nebrera y José Luis Córdova por la fragilidad que implica estar en la vanguardia de la tecnología, es por la tecnología efímera que tienen sus vínculos y emociones. vivimos en una sociedad donde según estudios de Judith Clares Gavilán

Según estudios de la Profesora de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación “8 de cada 10 padres no tienen supervisión, control ni previenen a sus hijos de los peligros de internet” ante esta carencia a consecuencia de la comodidad les proporcionan el mejor teléfono de la actualidad, con el acceso libre a internet, sin darse cuenta que existen muchísimas paginas no aptas para sus edades.

Entonces ¿qué papel tiene la tecnología hoy en día? En mi opinión el uso de la tecnología en tiempos de pandemia propone un relieve de gran potencial didáctico que impacta en la mejora continua de la educación en general. En el caso concreto de clases a distancia, pero su eficacia y eficiencia depende si se usa con responsabilidad y conciencia de utilidad.

Ya que tampoco podemos prescindir de ella porque en nuestra vida está inmersa de cualquier modo, pero si es tarea del ser humano saber aprovecharla o crear un monstruo incontrolable con la misma de la que al final terminaremos siendo presa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *