Abandonado 13 años, hoy es un hospital emblema

Oaxaca, Oaxaca, Martes 19 de Mayo, 2020 (Fuente: Agencias).- Más de 13 años pasaron para que el Hospital de la Mujer y el Niño Oaxaqueño, que quedó inconcluso en los regímenes de los ex gobernadores Ulises Ruiz y Gabino Cué, se convirtiera hoy en el hospital insignia del gobernador Alejandro Murat para atender a los pacientes contagiados por la pandemia del COVID 19.

El 16 de octubre de 2009, con una inversión inicial de 100 millones de pesos, el entonces gobernador Ulises Ruiz inició la construcción de lo que sería exclusivamente el Hospital de la Mujer, ubicado en la agencia de Reyes Mantecón, municipio de San Bartolo Coyotepec, ubicado a unos seis kilómetros al sur de la capital del estado, región Valles Centrales.

Sin embargo, en el régimen del ex gobernador Gabino Cué, en enero de 2011, anuló el proyecto de un hospital exclusivo para las mujeres, por no tener fondos para equiparlo y mantenerlo, quedando en obra negra.

Además, argumentó que se detectaron malos manejos en su construcción, por lo que la obra quedó ociosa hasta que concluyeran las investigaciones, que determinaron sanciones penales para dos contratistas y un director de obra bajo proceso penal.

Al llegar el gobernador Alejandro Murat, planteó su conclusión y operación y, con apoyo del Ejército Mexicano, terminó la obra, por eso, para equiparlo y contratar al personal para operarlo, se buscó que la obra fuera absorbida por el gobierno federal, que se negó.

Por lo que se entregó en definitiva al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), para que funcionara como Centro Médico, a pago de la deuda que se tenía en los últimos dos sexenios por falta de pago de contra prestaciones e impuestos y que superaba los 3 mil millones de pesos.

El Hospital de la Mujer y el Niño Oaxaqueño tiene capacidad para atender a 50 pacientes, tiene salas de aislamiento; cuenta con 70 ventiladores tecnológicos, 9 zonas de aislamiento, laboratorios rayos x, y, en la unidad médica hay 60 enfermeras y 40 médicos, 15 de ellos especializados en infectología y 20 más urgenciólogos.

Exponencialmente, el hospital tiene capacidad para atender a 120 pacientes en una fase crítica de la contingencia por el COVID 19 y fue armado con más de 2 mil paquetes médicos para enfermos graves por el contagio. Además, tiene un helipuerto y un albergue para 60 familias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *