En Matatlán la ley del talión superó la norma comunitaria

en-matatlan-la-ley-del-talion-supero-la-norma-comunitaria

 

*Crónica  

Santiago Matatlán, Tlacolula, Oaxaca, Lunes 03 de Octubre, 2016 (Fuente: Agencias).- En Santiago Matatlán, la ley del talión superó la norma comunitaria, porque el pueblo se cansó y se hizo justicia, torturando y quemando vivo a uno de tres sujetos que allanaron un domicilio particular.

El poblado regido bajo por usos y costumbres y ubicado a 46 kilómetros al este de la capital oaxaqueña –recién declarado como la puerta de entrada a la ruta mágica del mezcal–, quien es visitando por turismo de todas partes del mundo, olvidó su rostro amable y esta vez sacó su furia, cuando su cotidianidad y tranquilidad se vio quebrantada el pasado fin de semana, cuando una persona ajena a la comarca fue detenido por una turba que, lo amarró a un poste, le cercenaron dedos y después lo arrastró hasta un arroyo donde fue quemado vivo. Fue señalado de ingresar a la propiedad de un migrante radicado en los Estados Unidos de Norte América.

En los últimos 60 días unas 10 casas han sido saqueadas por ladrones diversos, hasta vehículos se han llevado.

Luego de los hechos prevalece un silencio cómplice, generalizado, nadie en el pueblo quiere recordar lo sucedido.

El reproche es hoy hacia las autoridades en el gobierno de Oaxaca, contra el Fiscal General Joaquín Carrillo, y el Secretario de Seguridad Pública, Jorge Ruiz, porque han permitido la impunidad, han soltado y liberado a los delincuentes que han sido señalados de cometer delitos en el Valle de Tlacolula.

Aunque también hay señalamientos contra los policías –locales, quienes el día del linchamiento, huyeron para esconder y refugiarse en la sede del palacio municipal–, La gente los señala de ser cómplices de los ladrones casa -migrantes.

 

SI HABLO ME PASA LO MISMO

 

Valentín es propietario de un restaurante familiar en el centro de Matatlán, su local es sencillo, tiene lo necesario para atender a su clientela. Desde su local se puede ver una torre de reloj que está en el parque central del municipio, donde está también albergada la comandancia de la Policía local. Valentín recuerda que el jueves por la noche repicaron fuerte las campanas.

“Eran las 22:00 horas, escuché mucho ruido, y gritos, salí de mi casa, pensé que se trataba de un pleito callejero, pero eso no era y vi que la gente venía arrastrando a una persona que traían atada de las manos. Lo golpeaban y referían que lo llevarían al zócalo para enjuiciarlo. Se convocó a la asamblea del pueblo, se decían que era tres los ladrones, pero sólo atraparon a uno, el otro logró escapar.

Valentín advierte que son varios los robos domiciliarios que se han reportado en la comunidad, al menos 10 incidentes donde se han vaciado las casas y la policía no ha actuado, y cuando se llega a detener a la gente, ésta logra salir de prisión. El último caso antes de este fue la detención de una persona que fue sorprendida robando un coche, pero el Ministerio Público terminó por soltarlo luego de pagar una fianza.

Ante la inseguridad, el pueblo se ha organizado y ha creado hasta comités de vigilancia, hay patrullajes nocturnos. Se ha hecho de todo, se ha actuado como se debe hacer, pero todo ha sido innecesario, insuficiente y el pueblo está indignado.

“Creo que la gente ya muy molesta con tanta impunidad decidió hacer justicia por propia mano.

Hasta donde yo supe y vi, la gente lo interrogó, pero no dio más informes de sus cómplices, se quedó callado y ello molestó más a los ciudadanos que lo golpearon hasta el cansancio.  Y se dice que durante la madrugada ya lo habían matado.

Yo desconozco quien o quienes fueron los que al final lo mataron, ya que me retiré al ver que las cosas se ponían feas”.

 

El PUEBLO SE CANSÓ DE TANTA IMPUNIDAD

 

En la versión del presidente municipal de Santiago Matatlán, el pueblo terminó por hacer justicia por tanta impunidad de las instituciones a favor de la delincuencia.

El alcalde argumenta que él no dio la orden, incluso ni acudió a la asamblea popular que enjuició al probable ladrón, porque se encontraba en el velorio de su padre.

“Yo encomendé al síndico que se hiciera cargo de la situación.

Después me informó que ordenó que se encarcelara al implicado en la cárcel del pueblo, pero después la gente se aglomeró y lo fue a sacar para golpearlo en la plaza y de ahí ya no supimos, hasta que nos enteremos que lo habían matado y quemado.

Entiendo que hay ley, pero el pueblo ya sea cansó y actuó haciendo justicia por propia mano”.

El alcalde afirma que en el balde se es autoridad, ya que se actúa como es debido, pero luego se arreglan y se libera a quienes son acusados de cometer delitos y ello enfada y enfurece a la gente.

Sin embargo, en los municipios donde se gobierna obedeciendo al pueblo se hace lo que mandata el pueblo, y en este caso, el pueblo fue el que actuó.

Y agrega: “y no sólo para hacer justicia actúa el pueblo, sino también para poner orden, por ello en esta comunidad ni la sección 22 de la CNTE bloquea carreteras, ni suspende clases, porque ya saben cuáles son las consecuencias”.

 

NO NOS DEJARON INTERVENIR

 

Fue hasta las 6 de la mañana que ingresó a la comunidad la Policía Estatal y la Fiscalía General para levantar el cadáver.

El Secretario de Seguridad Pública Estatal (SSP), Jorge Ruiz, aceptó que una turba furiosa de 600 personas no permitió intervenir.

Incluso argumenta que cuando fueron notificados por la policía municipal y se ordenó el arribo de un operativo a la zona, que fue detenido en el entronque entre la carretera federal Oaxaca-Tehuantepec, donde se ubica el acceso al poblado.

Ahí se encontraron a un grupo de 90 personas que armados de palos y piedras habían instalado obstáculos y no permitían el paso a la comunidad.

Precisó que uno de los responsables de la barricada le advirtió a la policía que si se atrevían a ingresar a la zona serían sujeto de agresiones.

Indicó que fue hasta las 6 de la mañana del viernes cuando se dejó ingresar a las fuerzas de seguridad estatal a la demarcación, las cuales iban acompañadas de peritos y agentes del ministerio público de la Fiscalía General de Oaxaca (FGO), los cuales iniciaron las diligencias de levantamiento de los restos humanos de la víctima.

Detalló que el cuerpo de la víctima se encontraba prácticamente carbonizado y ello impidió su plena identificación. Siendo hasta que al difundirse fotografías del supuesto ladrón antes de ser ejecutado, donde se le ve amarrado por el cuello a un pilar con la mano derecha y frente sangrantes y con gestos de dolor.

Una mujer que se identificó como su esposa y dijo llamarse María Cristina Longinos Nicolás, pidió llevarse el cuerpo para darle sepultura.

Informó que el implicado se llamaba Enrique Mendoza Tavera y tenía 40 años de edad y era originario de San Bartolo Tutotepec Hidalgo, perteneciente al municipio de Ecatepec, Estado de México.

En tanto, el Fiscal general de Justicia, Héctor Joaquín Carrillo, afirmó que no se tolerará la justicia por propia mano, afirmando que se actuará con firmeza para hacer valer la ley ante los hechos acontecidos.

Negó que el linchamiento suscitado sea un síntoma de ingobernabilidad, sino más bien se trata de un tema de irritación social que se está buscando atender con el apoyo de los tres niveles de gobierno.

Precisó que la víctima de linchamiento, de acuerdo al dictamen de la autopsia, falleció de un fuerte golpe en la cabeza, producido por un objeto pesado (traumatismo craneoencefálico).

 

INVESTIGACION

 

La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) inició una investigación por posibles omisiones por parte de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y el ayuntamiento de Santiago Matatlán, en el caso del linchamiento del presunto ladrón en esa comunidad.

La DDHPO inició el expediente de queja DDHPO/2020/(01)/OAX/2016 derivado de los hechos, y en consecuencia, se ha solicitado a las autoridades estatales y municipales se emita un informe sobre su intervención.

 

VERGÜEZA NACIONAL

 

En tanto, el arzobispo de la Arquidiócesis de Oaxaca, José Luis Chávez Botello, calificó como una “vergüenza”, no sólo para Oaxaca, sino para el país, los hechos violentos ocurridos en Santiago Matatlán, donde fue linchado un presunto ladrón.

“Es una vergüenza que suceda esto en nuestra sociedad. Aquí el fondo es el deterioro de la persona humana, que ya no importa si se mata, se mutila, o se vende como mercancía, esa es la gravedad y no pocos se sienten con derecho de quitar la vida”, indicó.

Afirmó que se ha llegado al límite hasta la degradación grave como personas, lo que muestra el aparente fracaso de la educación en la familia, del respeto a las leyes y a la vida, algo que se debe revisar.

El prelado convocó a promover la verdad y estudiar la situación de fondo, ya que un hecho así no se puede silenciar con nada, “la sociedad necesita saber para poner remedio”.

Consideró que al hacerse justicia por propia mano no basta una disculpa, ni buscar culpables, ya que es un asunto que toca el corazón humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *