Ya se fueron los maestros, faltan los ambulantes

Ya se fueron los maestros, faltan los ambulantes

*Ya no hay casas de campaña, pero ahora nos han dejado enfrente puestos de fritangas y baratijas, indican restauranteros

Oaxaca, Oaxaca, Martes 06 de Septiembre, 2016 (Fuente: Agencias).- Luego que la asamblea estatal de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), determinó el regreso a clases, los maestros han empezado a reducir de forma lenta y paulatina su presencia en el centro histórico.

De ocupar hace 6 meses, unas 8 bocacalles con sus campamentos, su protesta ha quedado hasta ahora acortada a sólo la plaza principal –el zócalo y la alameda–.

El resto de los espacios se ha reforzado con comerciantes ambulantes ligados a organizaciones aliadas entre ellas el denominado Frente Popular Revolucionario (FPR), la agrupación “14 de junio” y algunos colectivos sociales.

El reacomodamiento del plantón ha causado que las casas de campaña, de quienes se queden bajo resguardo del plantón, se reubiquen en el polígono central donde está la zona del kiosco.

Y se ha dejado un campamento de denuncia con un sonido detrás de las vallas metálicas montadas por las fuerzas de seguridad estatal en la puerta principal del Palacio de Gobierno.

Prácticamente la protesta de la CNTE en Oaxaca ha quedado transformada en un gran mercadote, donde se llega a vender desde fritangas, discos piratas, baratijas, artesanías, ropa típica y hasta fayuca.

Sin embargo, la CNTE ha montado vigías infiltrados entre los puestos para detectar alguna presencia policiaca.

No se permite que el campamento sea grabado con video cámaras ni se dejan tomar fotografías.

Las únicas bocacalles que siguen bajo control de la sección 22 son las calles de Guerrero, Armenta y López y Bustamante. Donde está su edificio sindical y se encuentran las empresas de transporte que utilizan los docentes para viajar a la Ciudad de México.

A pesar del clima de hostilidad, en algunas bocacalles se han logrado colar los puestos ambulantes donde se venden banderitas patrias y souvenirs patrios.

LA QUEJA

Mientras tanto, los empresarios del Centro Histórico, dueños de restaurantes, cafés y bares en el primer cuadro, recriminan que los docentes mantengan en las puertas de sus establecimientos sus protestas.

“Ya no hay casas de campaña, pero ahora nos han dejado enfrente puestos de fritangas y baratijas”, dijo Leonel Mesinas uno de los gerentes de uno de los restaurantes afectados.

Afirmó que los maestros han acabado con la imagen de la ciudad de Oaxaca, y están poniendo en riesgo el empleo de cientos de familia que laboran en los negocios establecidos en la zona del zócalo y centro histórico oaxaqueño”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *