Fue al IMSS a quitarse el DIU y le quitaron sus piernas

Oaxaca, Oaxaca, Lunes 11 de Julio, 2022 (Fuente: Agencias).- El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Querétaro, ofreció 88 mil pesos a Vanessa Dib Velásquez, una mujer a quien, tras extirparle el útero y un ovario tras un “error de diagnóstico”, al pretender quitarle el DIU, terminó con complicaciones que la llevaron a perder ambas piernas.

Ante la negligencia del IMSS, la víctima habló sobre el caso, dando a conocer el ofrecimiento que le hizo la institución.

“Me ofrecen 88 mil pesos por la reparación del daño, ¿Yo le pregunto a los médicos si eso valen sus piernas? Con gusto se los pago para que me regresen las mías”, así lo manifestó Vanessa, quien es una joven madre soltera que señala negligencia médica del IMSS y pide una respuesta a su caso.

Vanessa contó que el IMSS le ofrece los 88 mil pesos como reparación del daño, pero ni siquiera le ha ofrecido una disculpa por el daño que le causó.

Dice IMSS que “cumplirá”

Por otra parte, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que gestiona acciones para la reparación integral del daño causado por negligencia médica a Vanessa Dib, queretana que sólo iba por un cambio de DIU y terminó con las piernas amputadas.

En diversos medios se dio voz a la víctima que pasó por esta situación en 2018. Ella se quejó de la atención de personal del IMSS, que el instituto no la ha contactado para ofrecerle una disculpa y que sólo pretende pagar 88 mil pesos, lo que, dijo, cubre apenas una de las tres prótesis que ha comprado por su cuenta.

El IMSS envió una tarjeta informativa este sábado en la que asegura que trabaja en el cumplimiento de la recomendación que le hizo la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) sobre este caso. El Seguro Social aclaró que la compensación económica prevista en la reparación integral del daño es independiente del monto que se determinó a través de la queja administrativa.

En un primer momento, señaló, la Comisión Bipartita de Atención al Derechohabiente del H. Consejo Técnico del IMSS investigó los hechos y determinó la procedencia de la queja administrativa, la cual instruye en sus puntos resolutivos el pago de indemnización por daño material, valuado en términos de la normativa aplicable. También, refirió, comprende medidas preventivas, correctivas y disciplinarias para garantizar que estos hechos no se repitan. Aseveró que se investigarán a fondo las probables responsabilidades de los funcionarios públicos involucrados.

Por otra parte, la recomendación emitida por la CNDH (118/2022) el 17 de junio -la cual fue aceptada el 7 de julio por este Instituto- reconoce la reparación integral del daño. Ésta incluye, entre otras medidas, el pago de la compensación económica; la atención médica y psicológica y/o psiquiátrica que sea necesaria; dotación de prótesis y de dispositivos que permitan su desplazamiento.

La fatal historia

En el año 2018, Vannesa D.V., acudió a la clínica 9 del IMSS, ubicada en Carrillo Puerto, en el municipio de Querétaro, debido a problemas con un Dispositivo Intra Uterino (DIU) trastocado que le provocó una infección generalizada.

“Fue en 2018, en septiembre, yo acudo para un cambio de método anticonceptivo de ahí me comentan que ocupaba un legrado porque se había traslocado, me lo realizan, durante la práctica, terminan de retirar el DIU, los doctores se van, me dejan expuesta, me dejan abierta, hasta que llega un camillero y el es quien me cierra las piernas, me tapa y me lleva a la sala de recuperación”, narra Vannesa.

Después, la joven acude por dolores abdominales, pero es diagnosticada con infección en vías urinarias y colitis sin laboratorio previo, incluso un tratamiento. Debido a los dolores, se le retira el DIU semanas después, también sin estudio de rayos ‘X’ o de un ultrasonido.

“De ahí, me dan de alta, me empiezo a sentir mal, regreso al médico, me dicen que no, regreso al químico, me dicen que no es ahí que es con medicina familiar, voy con mi médico familiar y el me comenta que no tenía nada que ver el legrado con lo que me estaba pasando que simplemente tenía una gastrocolitis”, señaló.

“El 2 de octubre (2018) me dieron paros cardiacos, tuve 3, el último fue declarado muerte clínica de medio día, posteriormente un coma de 9 días, durante el coma me quitan la matriz, hacen un empaquetado, un desempaquetado de órganos y 32 transfusiones de sangre porque pues yo tenía hemorragias y no sabía de donde venían”, relató.

“La CNDH en el documento señala: “Este procedimiento aplicado fue resultado de una inadecuada atención médica, un diagnóstico deficiente e incompleto y de un inadecuado seguimiento de control, que permitieron el avance importante de la infección que pudo prevenirse”, señala la CNDH en su recomendación.

“Después del coma, cuando despierto es cuando pues ya se habían gangrenado mis piernas por el tiempo de la muerte clínica, se taparon, despierto del coma, todavía las tenía y ahí me dan la noticia que tenían que amputar porque ya no tenían salvación, hasta el momento llevo 4 amputaciones y estoy en espera de una quinta”, detalló.

En un breve comunicado, la delegación estatal del IMSS en Querétaro dió a conocer sin mayores detalles, que atenderá la recomendación de la CNDH “Respecto a la recomendación 118/2022 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la Coordinación de Atención a Quejas y Casos Especiales del Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS) informa que el Instituto Mexicano del Seguro Social analiza la recomendación emitida por la Comisión Nacional de Derechos Humanos sobre hechos registrados entre los meses de septiembre de 2018 y julio de 2019”.

La delegación Querétaro del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) pretende dar una compensación de 88 mil pesos a la joven Vanessa Dib Velásquez, quien sufrió la amputación de piernas y perdió el útero por una negligencia médica.

Vanessa Dib Velázquez, aseguró que ese monto, no cubre ni siquiera el costo de una de las prótesis que necesita para continuar con su vida y la cual, el propio IMSS le cotizó en más de 100 mil pesos.

“Todavía no la acepta, creo solo lanzó una recomendación donde ofrecían 88 mil pesos para reparación del daño, pero honestamente eso es lo que vale una sola de mis prótesis, he comprado tres hasta el momento y van cuatro años del daño”, refirió Vannesa.

Por último, la defensa legal de Vanessa Velazquez inició en su momento, denuncias penales ante la Fiscalía General de la República (FGR) y procedimientos administrativos en contra del personal médico que la intervino.

El proceso administrativo le fue negado y actualmente el asunto se encuentra apelado en un tribunal federal en Querétaro, a través de un juicio de nulidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *