Extreme medidas higiénicas con mariscos

*Recomienda el IMSS Oaxaca durante esta cuaresma

*Los efectos de una intoxicación son: náusea, vómito, diarrea y dolor abdominal (cólicos)

Oaxaca, Oaxaca, Domingo 10 de Abril, 2022 (Fuente: Comunicado).- El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Oaxaca recomienda a la población que en tiempos de cuaresma extremen las medidas higiénicas en el consumo de pescados y mariscos para prevenir intoxicaciones y otros padecimientos.

Las altas temperaturas favorecen la reproducción de los gérmenes que causan intoxicaciones y una descomposición más rápida de los alimentos, especialmente de los productos del mar (mejillones, camarones, ostiones, almejas y pescados, entre otros); por ello, es importante adquirirlos en lugares establecidos para garantizar su correcta higiene.

De acuerdo con la especialista en Nutrición, adscrita al Hospital General de Zona (HGZ) número 1 del IMSS en Oaxaca, Diana Flor García Lozano, los menores de un año por ningún motivo deben consumir mariscos, ya que en éstos, además de la intoxicación, se incrementa el riesgo de padecer alergias.

Explicó que los tóxicos de los mariscos se pueden manifestar con: asma, rinitis y dermatitis, y no sólo con una enfermedad del estómago, toda vez que los efectos de una intoxicación por mariscos o pescados son: náusea, vómito, diarrea y dolor abdominal (cólicos).

Este cuadro clínico es pasajero, ya que al comenzar a trabajar las defensas del sistema inmunológico los efectos se autolimitan a uno o dos días. Sin embargo, se debe acudir al médico familiar desde que se manifiestan los primeros síntomas.

García Lozano advirtió que la intoxicación puede tener un efecto leve, como mínimo dolor de estómago y de cuerpo, o un poco más grave: la aparición de salpullido en abdomen o tórax (que por lo general desaparece en 12 a 24 horas); aunque en ocasiones el médico sólo tiene que administrar algún antihistamínico para quitar las molestias.

La especialista del IMSS recomendó no suministrar antibióticos y mucho menos antidiarreicos, ya que estos últimos sólo empeoran la intoxicación y causan inflamación y parálisis del intestino, el cual puede perforarse y generar así una infección generalizada (sepsis).

Indicó que es importante mantener a las niñas y niños hidratados a través de la ingesta de Vida Suero Oral y de abundantes líquidos. La alimentación debe consistir en fruta, verdura y pollo hervido, en la cantidad y el tiempo que apetezca al paciente.

En caso de presentar síntomas de malestar, la recomendación para la derechohabiencia es acudir a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) de adscripción para recibir el tratamiento adecuado.

Trasplanta UMAE 25 del IMSS Nuevo León a cinco pacientes en solo dos días

En otro orden de ideas, en sólo dos días, la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE), Hospital de Especialidades número 25 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Nuevo León, trasplantó un hígado, dos riñones y dos córneas para prolongar y mejorar la calidad de vida de los cinco pacientes receptores.

Lo anterior, gracias a que una familia hizo cumplir el deseo de un hombre de 41 años que, al fallecer, se convirtió en un donador multiorgánico en el Hospital General de Zona (HGZ) número 2 del IMSS en Saltillo, Coahuila.

En cuanto tuvieron el ofrecimiento de los órganos, el sábado 2 de abril, el equipo procurador de la UMAE No. 25 viajó en carretera por 45 minutos hasta el quirófano de HGZ número 2 saltillense para realizar, en cuatro horas, la procuración multiorgánica.

El doctor Gerardo Luna López, Jefe de División de Trasplantes de este Hospital de Especialidades No. 25, informó que para su traslado a Monterrey, los órganos tuvieron un embalaje con soluciones especiales de conservación y una temperatura de cero a cuatro grados centígrados. El hígado tiene una duración de 12 horas para poderse trasplantar, los riñones 24 horas y las córneas 5 días.

El hígado fue trasplantado el domingo 3 de abril a una mujer de 50 años, en un proceso quirúrgico especializado que duró cerca de seis horas. La paciente padecía un tumor que le había causado la pérdida de la función hepática en un 80 por ciento con un pronóstico de vida máximo de un año.

Al recibir un nuevo órgano en su cuerpo, la receptora dejará atrás el sufrimiento causado por la acumulación de toxinas en su organismo, daño cerebral, pérdida de memoria, sangrado del tubo digestivo, desmayos, desnutrición y otros efectos de la insuficiencia hepática. La receptora recibió en la UMAE No. 25 una nueva oportunidad de vida que esperaba desde hace un año.

La señora Blanca Leticia, familiar de la paciente, y quien le acompañó en su proceso de enfermedad, agradeció la atención recibida en esta unidad médica del IMSS en Nuevo León.

“Estoy feliz y muy agradecida porque mi cuñada ha recibido un trasplante de hígado. Les agradezco mucho a los doctores que siempre estuvieron al pendiente de ella paso por paso, hasta llamadas para saber si estaba bien, para ver cómo reaccionaba a los medicamentos que se le ofrecían y durante la operación”, externó.

El trasplante de hígado es un proceso de alta complejidad quirúrgica, debido a que hay cuatro estructuras que deben ser conectadas al cuerpo del receptor: la arteria hepática, la vena porta, las venas suprahepáticas y la vía biliar, todas ellas con calibres milimétricos que requieren extrema precisión para embonar y funcionar adecuadamente, explicó Luna López.

En el caso de los riñones procurados, fueron trasplantados también el domingo 3 de abril a una mujer de 48 años y un hombre de 50, ambos se sometían tres días a la semana a hemodiálisis, tratamiento auxiliar hospitalario para limpiar la sangre de toxinas debido a que sus riñones tenían una nula funcionalidad.

Al recibir trasplantes renales, estos pacientes ya no serán dependientes de una máquina de hemodiálisis y no solo prolongarán, sino que mejorarán su calidad de vida.

Las córneas procuradas se colocaron el lunes 4 de abril a dos pacientes, una mujer de 50 y un hombre de 55 años, quienes habían perdido la visión por completo.

Esta cirugía fue de tipo ambulatoria y duró una hora, en la que participaron médicos oftalmólogos especialistas en trasplantes, que junto con el resto del equipo de trabajo, brindaron a los pacientes la posibilidad de recuperar su vista de inmediato después de la cirugía.

Los pacientes que recibieron el hígado y los riñones se encuentran en terapia intensiva, ya pasaron las 72 horas de mayor riesgo y muestran buena evolución de su salud. Los trasplantados de córnea regresaron a casa con la recuperación de su vista una vez realizada la cirugía.

Durante todo el proceso de trasplantes, que inició con la procuración, fue fundamental la coordinación de cerca de 100 trabajadores de la salud involucrados, entre cirujanos de trasplantes, anestesiólogos, hepatólogos, especialistas en Nefrología, en Oftalmología, personal de Enfermería, expertos en Terapia Intensiva, personal de Trabajo Social, Nutrición, Laboratoristas, personal de Imagenología, camilleros, entre otros.

Estos procesos quirúrgicos son parte de la actividad de trasplantes que distingue a la UMAE número 25 y que, en el primer trimestre del año, sumaron cuatro trasplantes de hígado, 14 de riñón y 40 de córneas, informó el jefe de la División de trasplantes de la unidad médica.

Además, este hospital, con más de 40 especialidades médicas, ha ocupado el primer lugar en trasplantes hepáticos, el tercer lugar en trasplantes de riñón y de córneas en el IMSS a nivel nacional.

Recibe para su atención a derechohabientes de Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas, San Luis Potosí y ocasionalmente de Chihuahua, Zacatecas y el norte de Veracruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *