Busca Juan Sosa Maldonado retornar del exilio

*Bernardo Rodríguez Alamilla

*Defensor de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca

*PRESENTE:

Oaxaca, Oaxaca, Domingo 16 de Enero, 2022.- Quien suscribe, Juan Sosa Maldonado, defensor de Derechos Humanos desde hace más de ocho años en el exilio y con dirección de correo electrónico para recibir notificaciones: loxicha@gmail.com de manera atenta y respetuosa me dirijo a usted para expresar lo siguiente:

En el estado de Oaxaca en particular y en la República Mexicana en general, la violación sistemática de Derechos Humanos es un flagelo que las y los defensores atestiguan, documentan y padecen cada día. Por eso, es necesario que la sociedad, las organizaciones no gubernamentales, los sindicatos, los maestros, los médicos, el pueblo en general se comprometan.

Que todos, como actores sociales tomen cartas en el asunto y, entre todos, frenemos los ataques gubernamentales por la vía directa, paramilitar, narco paramilitar y del crimen organizado que diezma día con día a valientes y comprometidos sectores de la población mexicana.

Evitar que se siga reprimiendo, amenazando, encarcelando, desapareciendo y asesinando a defensoras y defensores de tierra y territorio, de Derechos Humanos, líderes sociales, líderes comunitarios, comunicadores y periodistas honestos que documentan y difunden la verdad.

Que de una vez por todas seamos capaces de poner un alto a los crímenes de lesa humanidad que son impulsados, auspiciados desde el poder y a cuyos perpetradores materiales, diseñadores, ordenadores y autores intelectuales se le prodiga una aberrante y afrentosa impunidad.

En ese sentido, es necesario señalar directamente a los responsables de nuestra situación actual, a los cómplices de acciones impulsadas desde el Poder Ejecutivo del Estado que van más allá de la criminal negligencia, enmarcados en un cúmulo de omisiones y/o comisión de delitos.

Delitos contra la vida y seguridad de los integrantes de nuestra familia y que constituyen una acción continuada que nos mantiene en el exilio y privados de poder estar y disfrutar de la compañía de nuestros familiares y seres queridos. Pese a las promesas de cambio de la 4ª Transformación.

Adjunto respuesta remitida desde esa Defensoría a mi solicitud de intervención en la que hice pormenorizada reseña de agravios sufridos desde el año 1998 en mi contra y de mi familia en lo que inició como una desaparición forzada siendo Diódoro Carrasco gobernador de Oaxaca.

Llama sobremanera la atención al tratamiento que en diversas instituciones del Estado se le da a lo que pudo haber sido una desaparición forzada de todos los integrantes de mi familia y se consigna como simple cambio de domicilio sin sin proceder a realizar diligencias y averiguaciones.

No fue un cambio de domicilio, fue una huida vertiginosa ante un peligro de muerte inminente ante la complicidad, complacencia, provocación e inducción del aparato represor. Negligente la apatía de la Defensoría de la que usted era consejero ciudadano y el actual Fiscal General, Defensor.

En el marco de lo anteriormente expuesto, ante la irresponsable pasividad, complicidad y/o contubernio de la administración que encabeza Don Alejandro Murat Hinojosa, sin olvidar las responsabilidades de Don Andrés Manuel López Obrador, solicito de manera atenta y respetuosa:

Se considere como nuevos datos y/o causa sobreviniente la necesidad de retornar a México en condiciones que permitan de manera plena salvaguardar mi vida, mi seguridad e integridad física y la de mi familia.

Desde un rincón del exilio

Juan Sosa Maldonado

Defensor de Derechos Humanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *