La violencia normalista y la danza de los millones

*Pleito por la disputa electoral de al menos mil 500 MDP operados por la sección 22, razón de movilizaciones de “normalistas” en Oaxaca

*También se disputan la dirigencia gremial, al acercarse el proceso interno para elegir a sus dirigentes

Oaxaca, Oaxaca, Martes 27 de Abril, 2021 (Fuente: Agencias).- En Oaxaca, una corriente interna en la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el dirigentes del partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), pretenden disputar al líder de este gremio, Eloy López Hernández y su comité, el manejo de mil 500 millones de pesos que buscan ser utilizados para financiar las campañas de candidatos a cargos de elección de MORENA en este proceso electoral.

Por ello, los responsables organizan las movilizaciones callejeras con bloqueos y tomas de oficinas que realizan en últimas semanas los estudiantes normalistas, denunciaron docentes.

Juan Antonio Reyes, profesor de una escuela primaria, denunció que las movilizaciones y acciones de presiones tiene el objetivo de obtener dinero y el poder sindical en la Sección 22 de la CNTE, ya que ya se acerca el proceso interno para elegir al nuevo dirigente de la gremial

“Hay un jaloneo por los espacios políticos en MORENA y sus partidos aliados, así como el interés por incidir en las elecciones de este año para presidentes municipales y diputados, pero, sobre todo, en la elección para gobernador en 2022”, denunció el mentor.

Denunció que, detrás de estos intereses, se encuentra el senador morenista Salomón Jara y su organización Frente Unido de Comunidades Oaxaqueñas (FUCO), que lidera el presidente municipal de San Blas Atempa (del distrito de Tehuantepec), Antonino “Nino” Morales Toledo, señalado de vínculos con la delincuencia organizada del Istmo de Oaxaca.

El 26 de septiembre de 2020, en las redes sociales se difundió una foto, donde Wilbert Santiago Valdivieso, secretario de Prensa y Propaganda de la Sección 22, tiene una reunión con candidatos de MORENA y líderes del Frente de Comunidades Oaxaqueñas, donde asistió el senador Salomón Jara Cruz.

En el encuentro se ofreció a Wilbert Santiago el respaldo para llegar a ser candidato a la dirigencia de la sección 22 y, para ello, ya cuenta con el respaldo de los ex dirigentes, Luis Fernando Canseco Girón de la corriente Praxis; Chispa Clasista, de Ezequiel Rosales; Erangelio Mendoza, jefe de Supervisores; y la radical Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), de Rogelio Vargas Garfias. A la alianza de estos grupos la conocen como “La Mini Amplia”.

A ellos se suman actores políticos como Flavio Sosa, destacado ex líder y simpatizante de la desaparecida Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), que estallaron el conflicto social del 2006, cuando un conflicto magisterial provocó muertes, heridos, daños y destrucción en el tejido social y la economía del estado.

Otro docente, Aurelio Zárate Ramírez de educación secundaria, denuncia que estos ex líderes, con las manifestaciones que organizan, junto con grupos de porros y normalistas, buscan sólo el interés de provocar al Estado Mexicano para que los ‘reprima’, para justificar su plan de agitación y violencia.

Por eso, los “normalistas” vandalizaron oficinas públicas, robaron mobiliario y equipo, quemaron los expedientes de trámites de los mismos maestros de la CNTE, golpearon a periodistas locales, se atrevieron a robarse mil 400 cheques de la nómina de los maestros y mantienen un bloqueo en el aeropuerto de la capital de Oaxaca.

Según docentes al interior de la Sección 22, sin justificación, sin argumentos, sin motivos para sus violentas protestas y movilizaciones, los “normalistas” y sus titiriteros se han ganado el repudio social y de la mayoría de los maestros.

“Deben entender que no habrá otro 2006, ni muertos como en Nochixtlán; deben de entender que su lucha no tiene espacio y sólo es un recuerdo nostálgico de abusos y maletas llenas de dinero para su beneficio personal”, señalaron.

Buscan la “represión”

Sin embargo, los propios líderes de la sección 22 de la CNTE: Eloy López Hernández, secretario General; Genaro Martínez Morales, secretario de Organización; y José Carlos López Alonso, secretario de Finanzas, se deslindan de estos grupos y los acusan de “traidores al movimiento”.

Agregan que, con sus acciones están dividiendo a las bases y no ven los grandes logros que ha logrado la actual dirigencia de la CNTE, con un relevo generacional, que le permitió a la Sección 22 obtener para su gremio, en las reuniones con el presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que les ha permitido lograr lo que en décadas jamás se alcanzó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *