“Diputón”, se le “chispoteó” a Villacaña

*La sonrisa burlona de los diputados restó seriedad al protocolo para la orden legislativa, de no vender chatarra a niños

Mario GIRÓN

Oaxaca, Oaxaca, Jueves 06 de Agosto, 2020.- Sólo él sabe qué sucedió: error, burla o ajuste de cuentas. Lo lamentable, que la chacota salpicó la adición del Artículo 20 bis de la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Oaxaca, que ahora prohíbe la venta de productos ultra procesados y de alto contenido calórico a menores de edad, punto alcanzado en sesión ordinaria, esta tarde, en la LXIV Legislatura.

Vamos por partes:

“…tiene la palabra el diputón, Othón Cuevas”, soltó frente al micrófono, el priista, Jorge Villacaña Jiménez, presidente de la mesa directiva de la LXIV Legislatura. 

La mofa fue explosiva, no tuvo compasión del prójimo afectado, fue pareja e inmediata tras el desatino del priista. El desacierto ganó, llegó primero antes de la participación, a favor, del Diputado por Morena.  

El ridículo empezaba a cobrar piso.

El mal estaba sentenciado, demasiado tarde para la disculpa. La poderosa risa mordaz de todos los representantes populares y público en general, respondía a la convocatoria de, un tal vez, cómico: “fue sin querer queriendo”.

Sin perder la compostura, firme como buen soldado de la causa social, hombre de fe, curtido en mil batallas, con el conocimiento y experiencia necesaria, Cuevas Córdova, tragando sapos sin hacer gestos, de frente a sus risueños compañeros diputados, respiro y con la mirada fija en Villicaña Jiménez, con dominio de escena y seguridad inteligente solicitó al priista:

-Vuelva a repetir mi nombre con los dos apellidos:

El presidente de la Mesa Directiva tuvo que apresurar el sentimiento de la emoción; darse prisa, terminar de reírse para estar en buenas condiciones y responder a la petición del solicitante. Más o menos serio, cumplió de manera incompleta: diputado Othón Cuevas… Córdova.

En uso de la palabra, el diputado por Morena, emocionado en grado superlativo, quizá por lo experimentado minutos antes, se expresó a favor de la propuesta de prohibir la venta de bebidas y comida chatarra a menores de edad:

“Por supuesto que se trata de una iniciativa que nace de la sociedad civil. La pandemia también trae beneficios. Uno de ellos es volver a la nueva normalidad con leyes que garanticen y hagan efectivo un derecho humano, consagrado en nuestras leyes: el derecho a una alimentación sana. Celebro que Oaxaca sea pionero, ofreciendo al mundo un ejemplo “se acabó el privilegio de unos cuantos, es obligación legislativa votar a favor de la infancia; por el bien de todos, primero las niñas y los niños”.

Y, después de ahogado el niño, a tapar el pozo. A seguir con la última planchada de cajón al tema. ocurrió el vaticinio, terminó imponiéndose la mayoría, la aplanadora de Morena, con el respaldo del PT, Encuentro Social y Mujeres Independientes; el desacuerdo del PRI, lo patentizó la diputada Yarith Tannos Cruz, recordando que las épocas dictatoriales en nuestro país se acabaron, hoy somos, destacó, parte de una democracia. Por ello, “el que se pretenda votar una iniciativa de ley que no se ha socializado con los sectores de nuestra población es una irresponsabilidad de todos nosotros”, y subrayó:

“Como grupo parlamentario del PRI, por supuesto, estamos a favor de la salud de la población infantil, de los adolescentes, sin embargo, el prohibir la distribución la venta, regalar o suministrar a menores de edad bebidas azucaradas o alimentos de alto contenido calórico, en un momento trágico que hoy estamos viviendo como país y como estado, es un gran golpe en plena crisis económica y de salud”.

De su Parte, la Legisladora por Morena, Magaly López Domínguez, agregó que se instaura una política pública que mejora y protege la salud de la población infantil sin afectar ni perseguir a los pequeños comercios, ya que la venta de estos productos no se prohíbe de manera general, sino únicamente a menores de edad”.

“No se limitará la comercialización de alimentos tradicionales; al contrario, la responsabilidad por el consumo de los denominados “chatarra”, estará a cargo de las madres y padres de familia. Se trata del avance de una política pública que prioriza la salud sobre los intereses económicos”, aseveró en la tribuna de la 64 Legislatura del Estado.

Antes, Hilda Graciela Pérez Luis, integrante de la Comisión dictaminadora, señaló que es necesario que este Poder Legislativo adopte medidas eficaces y genere la normatividad para garantizar a los niños, las niñas y adolescentes un alto nivel de salud y una vida plena.

El legislador, Fabrizio Emir Díaz Alcázar, del Encuentro Social, manifestó que la adición a la Ley propicia un marco legal que procura el bienestar de la infancia. De su lado el diputado, Noé Doroteo Castillejos, del PT, resaltó que la reforma legal apela a la conciencia de los adultos sobre el consumo de los alimentos y bebidas de alto contenido calórico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *