Mata COVID a dos policías capitalinos

*El azul se convirtió en negro fúnebre, el COVID 19, con su manto de muerte, ya cubrió a dos elementos de la policía capitalina, cuyos cuerpos serían cremados pronto

ARMANDO CHÁVEZ / ARMANDO NOTICIAS / Agencia

Oaxaca, Oaxaca, Jueves 21 de Mayo, 2020.- La Policía Municipal de la capital de Oaxaca está de luto, ya que este miércoles se dio a conocer del fallecimiento de otro elemento de esta corporación.

De este modo, en el hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en la unidad de Cuidados intensivos murió el segundo policía que se encontraba grave tras ser contagiado por COVID.

Sus compañeros responsabilizan al presidente municipal, Oswaldo García Jarquín, y al director de la corporación municipal, el enfermero Hermelindo Aquileo, quienes en este tiempo de la contingencia del COVID 19 no proporcionaron el equipo necesario para prevenir el contagio.

Los policías municipales dijeron que hace semanas el enfermero Aquileo daba órdenes que la policía realizara filtros de prevención, pero nunca les dieron cubre boca, careta, gel, el equipo necesario para prevenirse: “por eso hoy ahí está la consecuencia, en menos de una semana dos policías muertos, al parecer por contagio, ya que esos elementos estuvieron trabajando en tiempo de la contingencia”.

Los elementos de la municipal exigen que el presidente y director den la cara y expliquen por qué también quitó el apoyo y no dio el equipo necesario.

Un elemento, con lágrimas en sus ojos, dijo: “hoy estamos de luto por tener un mando sin capacidad y muy prepotente, creo que se ve la incompetencia, por eso debe ser destituido de su cargo y mejor que se vaya de camillero, ahí sería mejor su función.

Asimismo, dijo que el señor (Senador) Salomón Jara saqué sus manos, ya que su recomendado no responde, es incompetente.

Ante el deceso, los policías municipales de la ciudad de Oaxaca protestaron colocando un altar y una ofrenda en señal de luto, recriminando que la víctima haya muerto, porque no se le dio el equipo adecuados de protección en sus patrullajes.

La vocera de la tropa, la policía Petrona González Lucas, dio a conocer la situación de otros 12 compañeros posiblemente contagiados con el virus del COVID 19. Precisa que de los 12 elementos hay 7 aislados.

González Lucas denunció que los cuerpos de las víctimas están siendo inmediatamente cremados y no se permite sus funerales.

Rechazó que los policías que murieron por COVID 19 estuvieran francos, se contagiaron en servicio.

“Los policías que se contagiaron y murieron por COVID 19 no estaban francos, estaban en servicio y no se les dio el equipo de protección y ahora resulta que los están cremando porque no quieren que hayas funerales”.

Manifestó que por denunciar los casos han recibido represalias de sus mandos, “incluso hay unos elementos arrestados y se está buscando su liberación mediante un amparo”.

También denunciaron anomalías, como fue la desaparición del cuerpo de motocicletas.

En respuesta, el Comisionado de la Dirección de Seguridad Pública Vialidad y Protección Civil del municipio capitalino, Aquileo Sánchez, confirmó los 2 decesos de COVID 19 en esa corporación.

En su versión, los contagios de ambos elementos no ocurrieron en sus labores, ni dentro de los cuarteles o las oficinas administrativas, sino en sus domicilios, advirtiendo que ambos elementos estaban francos y en fase de cuarentena.

Dijo que, desde el mes de marzo, que se reportó del peligro de la pandemia y se aplicaron las fases 2 y 3 de contingencia, se enviaron a cuarentena a 80 elementos con problemas de enfermedades crónico degenerativos y mujeres embarazadas.

Indicó que estos elementos que fueron enviados a sus casas a cuidarse, se les paga el sueldo completo y recibieron un bono especial, cada uno de 7 mil 500 pesos.

Y EL AZUL SE CONVIRTIÓ EN NEGRO FÚNEBRE

Y el azul se convirtió en negro fúnebre, el COVID 19, con su manto de muerte, ya cubrió a dos elementos de la policía capitalina, cuyos cuerpos serían cremados pronto.

Se han ido así, sin ceremonia, ni toque de silencio, ese que brota de los corneteros de la banda de guerra y que retumba cuando las baquetas se estrellan contra el paño de los tambores, ese que anuda la garganta y tensa los rostros cuando se escucha, siempre frente a los féretros de quienes han muerto en cumplimiento del deber.

El tiempo apremia y el miedo de contagio cunde; el férreo y noble trabajo del policía ha sufrido sus dos primeras bajas, el COVID 19 con su estela de muerte sigue ahí.

Esto ha calado en la tropa temor, miedo existe y lo confiesan, saben que está ahí en el umbral, como asesino silencioso.

Policías de viejo cuño, dicen que “en este trabajo sabes que siempre estás al filo de la ‘navaja’, estás con un pie en la cárcel y un pie en la tumba, pero está vez nos está matando el COVID 19. En casa, nuestras familias saben cuándo salimos, pero no saben si regresaremos. Ahora también es diferente, hemos regresado a casa, pero con la muerte por dentro”.

Y el mismo elemento agrega: “No es tiempo de afrentas, honremos a nuestros compañeros y roguemos para que Dios, con su infinita misericordia, lo tenga con él”.

“Desde nuestros corazones, digamos a su familia que ellos han emprendido el camino que un día habremos de andar, que murieron como gente de bien. La tormenta pasará y vendrá la calma, habremos de honrarlos como hombres de honor, ahora roguemos por su eterno descanso”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *