Los LGBTTIQ+, doblemente vulnerables al confinamiento

Oaxaca, Oaxaca, Lunes 18 de Mayo, 2020 (Fuente: Comunicado).- La contingencia sanitaria por Covid-19 y el consecuente confinamiento en los hogares, pone en situación de mayor vulnerabilidad a las personas Lesbianas, Gay, Bisexual, Transgénero, Transexual, Travesti, Intersexual y Queer (LGBTTTIQ+), quienes históricamente han enfrentado actos de discriminación laboral, educativa, hospitalaria, familiar, entre otros, advirtió la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO).

Al conmemorar el Día Internacional contra la Lesbofobia, Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, el órgano autónomo emitió un llamado a sumar los esfuerzos para alcanzar una sociedad igualitaria en la que la orientación sexual e identidad sexo-genérica, no sean condicionantes para sufrir algún tipo de trato violatorio de los derechos humanos.

Las personas LGBTTTIQ+ en la actual contingencia sanitaria pueden ser particularmente marginadas y enfrentar mayor riesgo de violencia, ya sea en el espacio público o en sus hogares, señaló la institución.

Por lo que refrendó el compromiso de situar a la dignidad humana en el centro de todas las acciones para crear sociedades más justas e inclusivas, ya que las personas LGBTTTIQ+ frecuentemente enfrentan obstáculos en el ejercicio de sus derechos.

En este sentido, el ombudsperson Bernardo Rodríguez Alamilla afirmó que la diversidad define la realidad del mundo, sea biológica o social, cultural o política, religiosa o sexual, y estas diferencias permiten a cada cultura y a cada persona interpretar el mundo, asociarse con él y vivir conforme a esas creencias.

Añadió que, a pesar de los cambios en el tiempo sobre la propia concepción del ser humano, a mediados del siglo XVIII se lograron consensos que dejaron en claro que no obstante lo diverso de las creencias, ideas y pensamientos intrínsecos a la especie humana, los Derechos Humanos se superponen.

Sin embargo, sostuvo, a cada paso de la humanidad en la lucha por el reconocimiento de estos derechos, había una serie de obstáculos que impedían su libre ejercicio, la mayoría identificados con falsas y oscuras creencias que sin más razón que la de desafiar a la costumbre, invalidaban los progresos alcanzados.

De tal forma que, explicó, la lesbofobia, homofobia, transfobia y bifobia es producto de una cultura que se niega a concebir al ser humano en toda su expresión, la cual ha impuesto a lo largo de la historia y en el contexto particular de las sociedades una cierta visión sobre el sexo, el género y la sexualidad, la cual se niega a reconocer que la riqueza del mundo deriva de la diversidad y no de la homogeneidad.

“Si bien es cierto que el discurso sobre los derechos humanos ha abierto un camino fructífero en la defensa de las personas LGBTTTIQ +, también lo es que el problema de este sector aún se considera grave, pues son frecuentes los actos de discriminación y de estigma social que enfrentan”, señaló.

En este contexto, Rodríguez Alamilla afirmó que es fundamental mantener una lucha permanente por abatir la discriminación y actos de lesbofobia, homofobia o transfobia, pues éstos provienen de arraigados estigmas que mucha gente juzga naturales e indiscutibles.

“Estos derechos que han sido reconocidos en una amplia gama de instrumentos nacionales e internacionales como Los Principios de Yogyakarta, el artículo 7º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el II de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, el 2.1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el 2.2 del Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales, el 1.1 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el 3º del Protocolo Adicional a esta Convención; aún hoy en pleno siglo XXI se siguen vulnerando y desconociendo”, señaló.

Ante ello resaltó el deber de cualquier Estado laico y democrático de proteger el derecho de las personas a conducirse de manera autónoma, sin presiones y sin riesgo de violencia, en los terrenos de las creencias, género y sexualidad, que sólo a ellas atañen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *