“Talamontes” le ponen en la madre a bosques de Oaxaca

*No conformes con haber dañado el bosque en sus comunidades de origen, San José el Pacífico y San Miguel Suchixtepec, dos sujetos bien identificados como “talamontes” en sus comunidades, en mala hora le pusieron el ojo a la madera de Pluma Hidalgo, pese a los graves daños que hacen al medio ambiente

*El rancho la Guadalupe, propiedad de los hermanos Gregorio y Rogelio Figueroa Leyva también sufre el saqueo de maderas preciosas y uno a uno van cayendo al suelo árboles de Aguacatillo, Huanacastle, Cimarrón, Macuil y Granadillo

Pluma Hidalgo, Pochutla, Oaxaca, Domingo 10 de Mayo, 2020 (Fuente: Agencias).- Habitantes de esta comunidad piden a su autoridad, así como a la Agencia Estatal de Investigación (AEI) investiguen qué está pasando en la comunidad cafetalera, ya que dos sujetos plenamente identificados como “talamontes” en San José el Pacífico y San Miguel Suchixtepec (las dos comunidades del distrito de Miahuatlán, región Sierra Sur del estado), en los últimos meses se han dedicado a saquear madera de varias zonas de la comunidad.

Con carros pesados, plumenses que ven cómo su bosque muere en manos de los talamontes identifican a los sujetos como Antonio de Jesús Ramírez, alias “El Choco” y Samuel Salinas alias “El Tatuado”, el primero originario de San José del Pacifico, el segundo de San Miguel Suchixtepec, quienes con espejitos supuestamente “compran” la madera con falsas promesas, y al final sólo les dan migajas.

Los talamontes que han saqueado muchos árboles de pino en sus comunidades de origen se presentan con los encargados de los ranchos y fincas cafetaleras abandonadas y convencen a los encargados con jugosas sumas de dinero y, una vez que los convencen, regresan con una cuadrilla de más de 15 peones que, armados de potentes motosierras, uno a uno van cortando los árboles, para enseguida los grandes troncos ser trasladados en potentes camiones y al final los saqueadores no terminan de pagar lo ofrecido.

CON ENGAÑOS E IRRISORIAS SUMAS DE DINERO LOS TALAMONTES

SORPRENDEN A LOS ENCARGADOS DE RANCHOS Y FINCAS

Entre otras parcelas, los talamontes sorprendieron al encargado del rancho El Patrocinio, cuyo dueño original ya falleció, en tanto que su viuda, la señora Sarahí vive en Chiapas, y lo que menos sabe es lo que está pasando en los terrenos que heredó, por ello los saqueadores se llevaron toda la madera que encontraron y, por supuesto, sin nuevamente reforestar, que es requisito indispensable que imponer la SEMARNAT (Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales) para poder otorgar permisos.

Por ello, vecinos de los ranchos devastados piden a la autoridad su intervención, así como de los inspectores de la PROFEPA (Procuraduría Federal de Protección al Ambiente) para verificar si Antonio de Jesús Ramírez y Samuel Salinas tienen los permisos correspondientes para poder llevar a cabo el saqueo de manera, que lamentablemente daña seriamente al medio ambiente y, si hoy, Pluma Hidalgo, en tiempo de cuaresma, padece de escasez de agua.

Autoridades municipales de Huatulco y Pochutla también deben preocuparse por la deforestación del bosque en el cerro de Pluma Hidalgo, ya que mucha del agua que consumen la obtienen de los afluentes plumenses y con la tala inmoderada del bosque plumenses, tarde o temprano la falta de agua la resentirán los habitantes de dichos municipios, para poner un alto a la ilegal actividad de los talamontes.

Tan grave es el saqueo de madera en la comunidad plumense que, según denuncia de los vecinos, son cientos de carros cargados de madera los que han salido de la zona noroeste de Pluma Hidalgo, a un costado del río Copalita.

LA MADERAS FINAS TAMBIÉN SON

AMBICIÓN DE UNOS CUANTOS SAQUEADORES

Aprovechando también la “pandemia”, por el rumbo de la agencia de Santa María Magdalena, específicamente en el rancho La Guadalupe, propiedad de los hermanos Gregorio y Rogelio Figueroa Leyva, con tristeza vecinos de la zona fueron testigos como a escondidas uno a uno fueron cayendo grandes árboles de madera preciosa como Aguacatillos, Huanacastle, Cimarrón, Macuil y Granadillo, entre otros.

Los vecinos que denuncian la tala ilegal de árboles de madera fina señalan que en el lugar reconocieron a un sujeto de nombre René Cortés, que muy diestro en el uso de la motosierra, uno a uno va tumbando los árboles, para finalmente convertirlos en tablas o viguetas.

SE DUDA QUE LOS TALAMONTES TENGAN

PERMISOS VIGENTES DE LA SEMARNAT

Y, si bien es cierto que en la zona está plenamente identificada una banda que se dedica al saqueo de maderas finas, sin el permiso de la SERMANAT correspondiente, también es lamentable que algunos vecinos de la cabecera municipal también estén aprovechando los efectos de la falta de trabajo y dinero por la pandemia, para comprar la madera a precios irrisorios.

Cabe señalar que los plumenses, que en sus terrenos tienen árboles maderables, en su mayoría cuidan su bosque y los humildes y pobres paisanos que necesitan leña para poder subsistir, tienen que pedir permiso y los árboles de madera sólo son cortados para su uso en la vivienda.

Así que, ahora, la autoridad municipal que encabeza Josué Silva tiene la palabra para verificar que los talamontes tengan los permisos correspondientes y, asimismo, quienes venden los árboles también se comprometan a reforestar las áreas donde llevan a cabo la tala inmoderada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *