Cuenta Juchitán con hospital de última tecnología y generación

*El nosocomio con infraestructura que podrá resistir movimientos telúricos de más de 9 grados en escala de Richter, además de haber sido equipado con tecnología de punta, fue construido en tiempo récord

Oaxaca, Oaxaca, Miércoles 14 de Noviembre, 2018 (Fuente: Agencias).- El Ejército Mexicano reconstruyó un hospital que fue dañado por el terremoto de septiembre de 2017 y que fue equipado con tecnología de última generación, semejante al hospital Siglo XXI de la Ciudad de México.

Luego de los sismos de gran magnitud que provocaron graves afectaciones en la región del Istmo de Oaxaca, en septiembre del año pasado, elementos del Ejército Mexicano, bajo el mando del General Alfonso Duarte Múgica, Comandante del VIII Región Militar, construyeron en un tiempo récord de 10 meses, el hospital “Macedonio Benítez Fuentes” en Juchitán de Zaragoza, con infraestructura que podrá resistir movimientos telúricos de más de 9 grados en escala de Richter, además de haber sido equipado con tecnología de punta.

De acuerdo con el ingeniero militar Iván Hernández Uribe, las instalaciones reconstruidas son sismos resistentes y la mayor parte son de marcos rígidos, combinados con muros de carga de concreto armado, que pueden soportar terremotos de hasta 9.5 y de 10 grados, consideró.

“Este hospital puede resistir hasta un temblor de 9 grados sin problema, le puedo decir que los albergues ya naturales que tiene Juchitán deben ser el Centro Escolar Juchitán y el Hospital, que fueron reconstruidos por el Ejército, son las instalaciones más seguras que tienen ahorita Juchitán y el Istmo”.

El hospital reconstruido sufrió severos daños, principalmente por el sismo del 7 de septiembre del año pasado, que lo inutilizó, dejando desprotegida a gran parte de la población civil de la región.

Hasta antes de fenómeno sismológico, el nosocomio contaba con una construcción de 4 mil metros cuadrados en una sola planta, ahora, el lugar cuenta con una superficie construida de 8 mil metros, que fue proyectada en dos plantas.

Según el ingeniero militar Hernández Uribe, este hospital, además, de tener la característica de ser una fortaleza ante el embate de un sismo, también va a servir de apoyo o como centro en un momento determinado de ayuda y colaboración para la población civil y para otras áreas médicas alrededor del área de Juchitán, o sea, es un centro de atención masiva no nada más para el hospital en sí, la población de Juchitán, sino también para una zona sísmica, que es muy característica en el área de Oaxaca; el equipamiento, precisamente, permite atender, no solamente la capacidad instalada del hospital que son 60 camas sensables y 40 no sensables, sino también una población complementaria adicional en el caso de una ayuda de naturaleza de protección civil o de un desastre de estas características.

El hospital “Macedonio Benítez Fuentes” actualmente cuenta con equipamiento médico de primer nivel traído de Alemania, Holanda, Japón y Estados Unidos.

El General Brigadier, ingeniero constructor, Diplomado del Estado Mayor, Iván Hernández Uribe, indicó: “En cuanto a tecnología, en cuanto a función, es un hospital ahora sí de primer nivel, de los de segundo escalón de atención médica, entonces a nivel nacional este es un hospital de reciente construcción, sismoresistente, con aparatos de mejor tecnología, tenemos un mastógrafo de tomosíntesis que es único a nivel estatal y a nivel nacional debe ser de los poco que hay, entonces es un hospital muy competente, un hospital muy único y que podríamos decir sin vernos ostentosos, que sí es de los mejores hospitales de segundo nivel que ya cuenta, no sólo el estado de Oaxaca, sino a nivel nacional”.

Podrá contar con una planta laboral de 380 personas entre médicos, enfermeras, técnicos y personal biomédico.

Además de construirse un hospital en un lapso de tiempo muy breve, posee los mejores estándares con la normatividad cumplida en materia de salud y está dentro de la normatividad internacional, lo que lo que lo posiciona como uno de los mejores hospitales en el sureste del país.

Por su parte, el Teniente Coronel y médico cirujano retirado, Salvador Barba Orozco, asesor técnico del hospital “Macedonio Benítez Fuentes”, sostuvo que “este es un hecho muy relevante, porque se hizo coincidir una cantidad muy amplia de talento humano, con experiencia, con visión, con el mejor de los propósitos de hacer un hospital sustentable, viable, amigable y, sobretodo, con una alta capacidad resolutiva”.

La Secretaría de la Defensa Nacional, con la experiencia en desastres naturales y ayuda a la población, diseñó así un hospital con los mejores estándares de seguridad estructural, arquitectónica y de ingeniería, haciendo coincidir, al mismo tiempo, la capacidad instalada médica y de equipamiento.

Respecto del equipamiento, Barba Orozco, asesor técnico del hospital “Macedonio Benítez Fuentes”, detalló que el nosocomio  cuenta con tecnología de punta, de frontera, tenemos un tomógrafo computado de 80 cortes que, además, tiene otro software complementario para hacerlo más robusto, entre ellos el realizar estudios de densitometría ósea, tenemos también un mastógrafo, que es un tomomastógrafo, tomoscan le dicen, el cual puede identificar lesiones en mama de 0.2 milímetros, hacer reconstrucciones tridimensionales y al mismo tiempo adelantarse a otros estudios similares en el diagnóstico de patología de mama; tenemos ultrasonidos que cuentan con todos los traductores para hacer todos los estudios corporales en el cuerpo y tengan los especialistas la certeza en los diagnósticos, tenemos equipos de rayos X con floroscopía, donde los pacientes entran a diferentes posiciones y con medio de contraste para hacer un estudio clínico más completo, tenemos monitores avanzados precisamente para la vigilancia complementaria clínica de los pacientes, donde una de las características los mismos monitores permiten también la identificación de padecimientos cardiológicos de los tipos de arritmia, los quirófanos están diseñados con máquinas de anestesia, mesas quirúrgicas y equipos de cirugía laparoscópica de primera generación, de última generación de lo que ha salido en el mercado.

Adicional a las especialidades básicas que se tienen, también cuenta con la posibilidad de desarrollar cirugía oftalmológica, cirugía bariátrica, cirugía laparoscópica, así como permitir el manejo de pacientes para diálisis, hemodiálisis.

También cuenta un área susceptible de desarrollar para quimioterapia, lo que permite la factibilidad de que este hospital tenga un comportamiento de tercer nivel, de un alto impacto médico y social en la región.

La supervisión y recorridos constantes que realizó durante estos 10 meses el General Duarte Múgica, Comandante de la VIII Región Militar, permitió que este hospital se construyera en tiempo récord, con una inversión de 525 millones de pesos.

La obra hospitalaria permitió generar más de mil empleos que beneficiaron a las familias de la región afectada por los sismos de septiembre.

Hoy, la población istmeña tiene una esperanza, no sólo para la atención médica sino, de alguna manera, en reconocimiento a la pena que embargó a las familias para tener una estructura hospitalaria de tercer nivel de atención médica, capaz de brindar una alta capacidad resolutiva y continuar con el proceso de la vida de las personas.

La infraestructura hospitalaria y equipamiento médico que dirigió el Ejército Mexicano quedaron instalados en espera que la Secretaría de Salud de Oaxaca determiné la fecha de inicio de operaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *