Zapoteca, no olmeca, la cultura madre de Mesoamérica: JALR

*El historiador Juan Arturo López Ramos afirma que los zapotecas construyeron los ejes rectores de la civilización en Mesoamérica

*El conjunto de investigaciones y exploraciones de los últimos cincuenta años en el valle de Oaxaca y sus sorprendentes hallazgos, reescriben la historia antigua de México, señala el escritor

 

Staff OAXACADIAADIA

Oaxaca, Oaxaca, Lunes 20 de Agosto, 2018.- Invitado por El Centro Cultural Comunitario de Teotitlán del Valle, el escritor oaxaqueño Juan Arturo López Ramos, presentará el próximo domingo 26 de agosto a las 18:00 horas en ese lugar, su libro recientemente traducido al idioma inglés, titulado “Oaxaca, cuna y destino de la civilización Americana” en el que destaca la importancia de la cultura zapoteca como la primera en Mesoamérica.

“El conjunto de investigaciones  y exploraciones  de  los últimos cincuenta años en el valle de Oaxaca y sus sorprendentes hallazgos,  indican que fueron los zapotecas y no los olmecas,  los que construyeron los ejes rectores sobre los que se desarrolló la civilización mesoamericana y  esto cambia radicalmente la comprensión de nuestro pasado y reescribe la historia antigua de México, señala el escritor, quien también indica que  es muy relevante para Oaxaca que se reconozcan las hazañas culturales que forjaron los zapotecas durante 10, 000 años de evolución permanente, continua y coherente”.

“En el valle de Tlacolula se han encontrado los testimonios más antiguos de la domesticación del maíz, el chile, el frijol, la calabaza, y con el inicio de la agricultura se produjo la crucial transición de nómadas a sedentarios, motivo por el cual la UNESCO reconoció desde julio de 2010 a esta zona, ubicada entre Yagul y Mitla, como Patrimonio de la Humanidad, porque ahí conservan los testimonios más antiguos del inicio de la civilización en América”, aseguró Juan Arturo López Ramos.

También en un área cercana a Mitla se ha localizado el campamento nómada con delimitación de espacios rituales más antiguo de Mesoamérica, llamado GEO-SHIH, fechado alrededor de 7 000 años A.C.

 

LAS CONSTRUCCIONES ZAPOTECAS

 

Otra de las aportaciones extraordinarias de los zapotecas es la construcción del primer edificio público en Mesoamérica.

“Las primeras aldeas se ubicaron cerca de las orillas húmedas de los ríos del valle para favorecer sus cosechas agrícolas y lentamente fueron incrementando su número de habitantes, primero 4, luego 6, 10, 12 personas, y en la medida en que se fue haciendo más complejo cada asentamiento humano, fue necesario construir una casa pública que sirviera para los oficios religiosos y las tareas de gobierno. El edificio público más antiguo en Mesoamérica ha sido documentado en San José Mogote, Etla, con una antigüedad de casi mil 600 años A.C.” precisó el historiador Oaxaqueño.

“Otro rasgo notable de estos edificios públicos zapotecas es que ya mostraban las primeras alineaciones astronómicas, que después fueron constantes en otras culturas, mencionó López Ramos, y abundó que aquí también se encuentran testimonios del taller más antiguo de cerámica de Mesoamérica, con diseños que luego fueron populares en otros lugares de México, incluyendo la zona Olmeca”.

Destacó que también los zapotecas fueron los primeros en utilizar la piedra en la construcción de edificios, “utilizando como argamasa el barro, pero ya buscando la cara a la piedra cortándola, puliéndola para acomodarla en la construcción de sus edificios y viviendas”

 

ESCRITURA Y CALENDARIO

 

“Otra eminente aportación de los oaxaqueños es la invención de la escritura. Todo mundo reconoce –Javier Urcid, entre ellos– que los testimonios más antiguos en la escritura en América se dan en Oaxaca alrededor del año 600 antes de Cristo”.

Además, se utilizó el sistema zapoteco de escritura por más de mil años, “tenemos una secuencia de testimonios escritos en estelas, en construcciones, que abarcan un periodo de mil 500 años de uso continuo de esta escritura”.

Aseguró que “otra de las aportaciones primordiales fue el calendario zapoteca, el cual es el más antiguo de Mesoamérica, cuya estructura fue utilizada por otros pueblos, como los Mayas, los Aztecas y otras naciones que siguieron utilizándolo con pequeñas variaciones”.

“Para culminar esta serie de aportaciones fundamentales para  la civilización mesoamericana, en el valle de Oaxaca se produjo un fenómeno llamado Sinoicismo, que ha ocurrido en otras partes del mundo, donde decenas  de comunidades del valle, en un momento alrededor del año 600 a.C., decidieron subirse a la montaña sagrada y construir en ella una  ciudad que nunca fue pequeña, porque desde el principio se planificó y construyó como una gran ciudad, la primera gran ciudad del continente americano: Monte Albán”.

“Los Zapotecas con sus formidables hazañas culturales forjaron los ejes rectores que dieron origen a la gran civilización mesoamericana, una de las seis civilizaciones originarias del mundo, motivo por el cual, los oaxaqueños debemos reconocer estos valores y  difundirlos,  por ello, señaló el escritor,  “Me siento profundamente  honrado por la invitación del Centro Cultural Comunitario para dialogar el próximo domingo 26 de agosto, con los descendientes de los antiguos zapotecas  y compartir el orgulloso de esta herencia de la que somos depositarios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *