Chicatanas: manjar de los dioses en Oaxaca

Huajuapan de León, Oaxaca, Domingo 24 de Junio, 2018 (Fuente: nvinoticias.com).- Con las primeras lluvias intensas del mes de junio, las arrieras –hormigas rojizas– comienzan a chapotear entre la tierra para abrir camino a sus homónimas conocidas como chicatanas, insectos voladores propios de la época de lluvias y que salen cuando recién acaba de llover.

En la Mixteca, al igual que en la región de la Costa y los Valles Centrales, es cada vez más común observar a familias completas salir por las mañanas lluviosas de junio, quienes cazan estas hormigas de color café con alas y que son un festín único de la temporada.

Son de cuerpo alargado, cabeza grande, color café y pequeñas alas que se deshacen al ser tostadas en el comal de barro.

Las chicatanas forman parte de la gastronomía prehispánica presente en el estado de Oaxaca, en donde igual que los chapulines se incluyen en la dieta de los mixtecos.

 

La caza

 

Luisa González Jiménez, habitante del municipio de Putla Villa de Guerrero y recolectora de chicatanas, dijo que la gente ya sabe cuándo van a salir estas hormigas, pues las lluvias deben de ser fuertes para que estas comiencen a brotar de la tierra y en punto de las seis de la mañana se candilean en las lámparas, en donde se amontonan para que la gente las capture.

Refirió que hay dos formas de atraparlas: en los nidos o en las lámparas; en los nidos de hormigas, las personas tienen que utilizar un equipo especial, ya sea que se pongan botas, bolsas en los pies o manos, además de ropa que evite que las arrieras le piquen, pues estas llegan a causar infección cuando atacan.

González Jiménez refirió que una vez que las chicatanas salen y logran sobrevivir, vuelan a un sitio diferente, las alas se les caen y comienzan a cavar un hoyo para volverse a introducir a la tierra y reproducirse durante un año completo, para que en junio del siguiente año salgan otra vez y la población pueda degustar de ellas.

Manifestó que para tener una buena caza es necesario estar muy temprano antes de que salgan a convivir con los seres humanos, pues si estas son atrapadas, logran juntar hasta tres cajones, lo que representa aproximadamente 15 kilos, pues actualmente el litro de estos insectos ya preparados oscila entre los 200 a 250 pesos.

Los cajones son ofertados en hasta mil pesos. por lo que en una buena venta se llegan a ganar hasta 3 mil pesos, pero son muchos los riesgos a los que se enfrentan.

 

El festín

 

Los cazadores de chicatanas indican que lo más común para consumir estas hormigas es en salsa, aunque muchos las degustan como botana; solas acompañadas de guacamole, en tacos, picadas, con los huevos al comal, en mole o inclusive tamales.

“Las chicatanas, después de que las agarras, las lavas bien, se tuestan en el comal y se le agrega chile costeño con ajo sin cebolla; cuando estas se están tostando se queda el puro cuerpecito porque las alas se deshacen; entonces se le quita la cabecita”, refirió doña Luisa.

En los últimos 10 años, Huajuapan al igual que Putla Villa de Guerrero, Tlaxiaco, Juxtlahuaca, Teposcolula, se han convertido en municipios en donde estos insectos se comercializan, pues forman parte de la gastronomía de los mixtecos.

La originaria de Putla Villa de Guerrero invitó a la población a consumir estos insectos que son propios del sur de México, pues aseguró que son muy ricos en proteínas. Las chicatanas brotan de la tierra en varias entidades del país, pero sin duda Oaxaca es la capital de estos insectos.

Recientemente se identificó que las chicatanas tienen fines benéficos para la salud del ser humano, entre los que destacan: bajan los niveles de grasa en la sangre, poseen propiedades antibacteriales, son una fuente de proteínas, ayudan al tratamiento de artritis reumatoide y son afrodisiacas, así que ya sabe: ¡a comer chicatanas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *