Los médicos operaron a su muñeca para que tuviera la misma cicatriz en su corazón

*Un grupo de médicos estadounidenses realizó una “cirugía a corazón abierto” en una muñeca para que tuviera la misma cicatriz que una niña que padece hipoplasia del ventrículo izquierdo del corazón

Oaxaca, Oaxaca, Sábado 09 de Junio, 2018 (Fuente: El Economista).- Un grupo de médicos del Hospital Infantil Duke en Carolina del Norte realizó un procedimiento quirúrgico en una muñeca para que tuviera las mismas cicatrices que su propietaria, una niña de cinco años de edad, reportó la revista estadounidense People.

La pequeña Mical Olaiz nació con una enfermedad congénita conocida como síndrome de hipoplasia del ventrículo izquierdo del corazón, que impide su desarrollo y su correcto funcionamiento. A sus cinco años, la niña de Durham, Carolina del Norte ha recibido tres intervenciones quirúrgicas, que la han dejado con una cicatriz vertical en el centro de su corazón.

El doctor Andrew Lodge fue el encargado de realizar una cirugía de 15 minutos en Mia, la muñeca de Mical, para recrear las cicatrices que le han dejado las múltiples operaciones a las que se ha sometido desde su nacimiento.

“Estoy muy feliz de que tenga una cicatriz como yo”, dijo Mical a la revista People. “¡Hace que Mia sea grandiosa y yo también!”.

El doctor Lodge aseguró que esta “cirugía a corazón abierto” en Mia es algo que puede ayudar a los pacientes. “Hacer una cirugía en la muñeca es algo pequeño que podríamos hacer para ayudar a que uno de nuestros pacientes se sienta un poco más cómodo”.

De acuerdo con información de Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés),  en los bebés con síndrome de hipoplasia del ventrículo izquierdo “el lado izquierdo del corazón no puede bombear adecuadamente la sangre oxigenada al resto del cuerpo”.

Esto se da debido a que el ventrículo izquierdo, la válvula mitral y aórtica no se desarrollen debidamente o son muy pequeñas. Los pacientes que padecen esta enfermedad presentan dificultad para respirar, palpitaciones, pulso débil o una coloración grisácea o azulada en la piel.

La madre de Mical, Lara Husary, de 35 años, relató a la publicación estadounidense que supo de la condición de su hija cuando fue a realizarse una prueba de ultrasonido a las 20 semanas de su embarazo. Cuando los médicos detectaron el problema, Husary fue enviada con especialistas para su tratamiento.

“Ella está muy bien ahora. Estamos muy agradecidos”, dijo su madre, y agregó que la pequeña está orgullosa de sus cicatrices, especialmente ahora que el cuerpo de Mia se parece al de ella.

“Ella sabe que ha pasado por una experiencia diferente a la de otros niños y casi se jacta de lo valiente que ha sido. Ella sabe que sin esa cirugía no estaría aquí”.

El “procedimiento” que el doctor Lodge realizó en Mia es la segunda “cirugía” que ha hecho de esta naturaleza. El año pasado, un grupo de enfermeras hicieron un corazón de Play-Doh que fue colocado en la muñeca de un paciente que recibió un trasplante.

“Siendo bebés o niños pequeños es posible que no se den cuenta de su cicatriz, pero a medida que se vuelven mayores los niños pueden comenzar a enfocarse más en su imagen corporal y sentir que su cicatriz los hace diferentes de otros niños”, dijo Lodge, un especialista en cirugía torácica y cardiaca.

“Tal vez hacer que su muñeca pase por una operación puede ser algo que la ayudará a sentirse más cómoda con su cicatriz y con todo lo que ha pasado”, agregó el doctor Lodge.

La madre de Mical agradeció la generosidad que mostraron los médicos de este hospital con la pequeña, quien según Husary ya decidió lo que quiere ser de grande: “un doctor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *