La Vicente Guerrero, mismo territorio, nuevos “panchitos”

Parte I

Oaxaca, Oaxaca, Viernes 18 de Mayo, 2018 (Fuente: Agencias).- Francisco Martínez, alias “Don Panchito”, con su voz roca y su camisa semiabotonada, remangada, junto con su banda Frente Popular “14 de Junio”, hoy al parecer es parte de la leyenda, en torno a su figura se tejen un sin fin de historias de esa parte oriente.

Entre realidades y ficciones se reconstruyen una infinidad de anécdotas, “por aquí pasaban cobrando derecho de piso… allá arriba se llevaban a las mujeres y las violaban… a los tortilleros y piperos no los dejaban trabajar hasta que pagaban derecho de piso; al señor fulano le quemaron su mototaxi; despojaban al de los lotes y entre ellos se los repartían para venderlos, todos esos iban armados y drogados, obligaban a los transportistas a pegar las calcas del FP “14 de Junio”, y al que se oponía le quemaban su unidad; vivían del dinero que le cobraban a los carniceros, piperos, transportistas, de los asaltos, de los robos, entraban a las casas y a plena luz del día se llevaban hasta los tinacos, todos tenían miedo, la policía ni entraba, era una delincuencia de todos los días y a cada rato”.

Cansados, los habitantes de esa parte del territorio del municipio de Zaachila, municipio ubicado en la región Valles Centrales de Oaxaca, se organizaron, formaron junto con la agencia Vicente Guerrero lo que en un momento se denominó “Colonias Unidas”.

Sus líderes visibles, Jesús Niño, Artemio Desiderio, Fidelia Mosqueda, Francisco Valencia, y junto a ellos presidentes de colonias, dirigentes de menor rango.

Con acciones como la toma del basurero y bloqueos a la carretera, pusieron los ojos de la ciudadanía en ellos.

En un principio, muchos simpatizaron con esa lucha, la vieron justa, digna, incluso toleraron y aplaudieron sus acciones.

Por fin, en vísperas de la Guelaguetza 2017, logran echar y correr a “Don Panchito” y a los cabecillas de su banda, otros son desplazados y se ven obligados por las circunstancias a acampar en el zócalo capitalino con la esperanza de regresar.

Los habitantes se sintieron liberados, respiraban la paz y la tranquilidad, ya podían circular por las calles sin temor a ser asaltados. Vivieron unos cuantos meses conviviendo con la paz, sin embargo, el gusto no podía durarles para siempre.

Empiezan los conflictos internos entre las “Colonias Unidas”, no se sabían lo que pasaba adentro, se desprenden de esa agrupación la mitad de las colonias, firman un documento y hacen público su deslinde de las “Colonias Unidas”.

Al correr el tiempo y en el devenir de los días, se salen de esa agrupación más colonias, quedando finalmente: Jesús Niño y su colonia Rancho Viejo; Artemio Desiderio y su colonia Manantial; Valentino N. y su colonia Renacimiento.

Quedando esas tres colonias, junto con los que en su momento eran agentes de la Vicente Guerrero, Francisco Valencia y Fidelia Mosqueda.

 

¿Qué pasaba dentro y por qué tantas colonias se salieron y se deslindaron hasta casi ocasionar la muerte de “Colonias Unidas”?

 

Llega el cambio de agente en la Vicente Guerrero, y Jesús Niño, Artemio Desiderio –con una tórrida relación sentimental con la agente suplente en ese momento, Fidelia Mosqueda–, y Francisco Valencia, cascajo de lo que fue “Colonias Unidas”, tratan de imponer a un incondicional de nombre Gilberto.

No lo logran y a partir de ese momento, estos personajes hacen rabietas y juran que van a tumbar al nuevo agente electo mediante planillas.

 

Pero, ¿por qué esas rabietas?, ¿por qué no aceptar lo que decidieron los ciudadanos?, ¿que había en el fondo que no se alcanzaba a ver?, ¿por qué la salida de casi todas las colonias de la agrupación que se llamó “Colonias Unidas “?

 

Y qué sorpresa, pero gran sorpresa, lo que pasó dentro de “Colonias Unidas”, allí se habían engendrado los ¡¡Nuevos Panchitos, para repetir la misma historia!!

Los “Nuevos Panchitos” tienen rostro, nombre y apellido: Jesús Niño, Artemio Desiderio, Valentino “N”., Pablo Martínez Calderón, Osvaldo Cortés, Fidelia Mosqueda y Francisco Valencia.

“Sorpresas te da la vida, la vida te da sorpresas”, reza el dicho.

…continuará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *