Cero tolerancia a la pederastia: Arzobispo

*Monseñor Pedro Vázquez Villalobos reconoció que la iglesia en Oaxaca se encuentra muy lastimada tras los casos de pederastia reportados en el periodo del obispo saliente, José Luis Chávez Botello

Oaxaca, Oaxaca, Jueves 26 de Abril, 2018 (Fuente: Agencias).- Con la presencia del Nuncio apostólico de México, Franco Copppola, y el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, fue ordenado como nuevo arzobispo de Oaxaca –el octavo en la historia–, Monseñor Pedro Vázquez Villalobos, quien había sido obispo de la zona costera.

El nuevo prelado, ungido en una misa general celebrada en la sede del auditorio Guelaguetza, ante la asistencia de 15 mil feligreses, llamó a la reconciliación de la iglesia en Oaxaca, la que se encuentra muy lastimada tras los casos de pederastia reportados en el periodo del obispo saliente, José Luis Chávez Botello.

Reprimió a los sacerdotes y a la grey católica, porque debe tener una actuación de humildad, “ser ovejas y no príncipes”, para estar cerca de las exigencias y necesidades de la sociedad.

Durante su primera misa prometió fidelidad a todo el pueblo católico y al Santo Padre, el Sumo Pontífice, Papa Francisco, enfrente de cientos de devotos en la Catedral de Oaxaca.

Resaltó que su mensaje es de paz, reconciliación y de respeto, como se ha venido trabajando en la Arquidiócesis.

Vásquez Villalobos afirmó que habrá “cero tolerancia” a los casos de pederastia clerical, sin embargo, lamentó que se señale a los sacerdotes como los únicos culpables de estos delitos.

Comentó que Oaxaca es un pueblo complejo con muchos daños, pobreza, desigualdad, conflictos sociales, gobiernos corruptos, pero trabajará por la paz y reconciliación.

“Nuestro trabajo como ministro es el anuncio del evangelio y ayuda a que los bautizados profundicen más en su fe para que puedan defenderla y exigir que sea respetada”, dijo.

El sacerdote pidió a los candidatos a puestos de elección popular “nos puedan ayudar a vivir en armonía para, en su momento, podamos tomar una decisión por quién nos va a gobernar”.

Monseñor Pedro Vázquez Villalobos, ex obispo de la Diócesis de Puerto Escondido –un sacerdote alejado del clericalismo y el conservadurismo en la Iglesia Católica–, representó a su arribo a su magistratura un rayo de esperanza, por el llamado a la unidad que hizo a todos los sacerdotes y por la posibilidad de recuperar una pastoral comprometida con el pueblo, que se extravió durante la gestión de su antecesor, José Luis Chávez Botello, quien presentó su renuncia cuestionado por defender al sacerdote Gerardo Silvestre Hernández, acusado de ataques sexuales contra menores de edad.

Chávez también fue acusado de desmantelar  la pastoral profética vinculada a causas sociales desde la fe, especialmente la pastoral indígena –que desarrolló el quinto arzobispo Bartolomé Carrasco Briseño y respetó su sucesor, Héctor González Martínez–.

Una multitud de feligreses acompañaron al nuevo arzobispo con una procesión a la Basílica de La Soledad, para luego trasladarse a la Catedral, donde ofició su primera misa, después avanzó a la sede del auditorio Guelaguetza, donde fue ordenado.

En el acto estuvo presente entre los feligreses el gobernador Alejandro Murat, su esposa Ivette Morán, el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Raúl Bolaños Cacho Guzmán.

Murat Hinojosa dijo ser un hombre creyente, calificando la llegada del nuevo arzobispo como una acción de alegría y concordia para Oaxaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *