Triquis, sin llenadera

*Entre más les dan, más piden: Piden manutención vitalicia, pago de becas, renta de inmuebles para sus familiares, cancelación de órdenes de aprehensión a un líder, además que gozan de tres locales para elaborar y comercializar sus artesanías, y tienen la marca de ropa “Huipil Rojo”, la cual ya comercializa sus ventas hasta Estados Unidos

*En lugar de llevar a sus seguidores a un lugar más digno, prefieren seguir mostrando la faceta de explotados para seguir recibiendo prebendas del gobierno estatal y federal, opina el Defensor Arturo Peimbert

Oaxaca, Oaxaca, Sábado 07 de Abril, 218 (Fuente: Agencias).- Un grupo de indígenas triqui, autodenominados desplazados del municipio de San Juan Copala, Juxtlahuaca –quienes mantiene un plantón desde hace 9 años en el zócalo de la capital de Oaxaca–, retuvo este viernes durante 8 horas a 200 empleados en el interior del Palacio de Gobierno, al cerrar las puertas laterales del edificio, para exigir recursos para la construcción de viviendas nuevas.

La actitud de los manifestantes fue beligerante y, a pesar de la intervención de visitadores de la Defensoría de los Derechos Humanos (DDHPO), los manifestantes se negaron a liberar a los trabajadores.

Según el Secretario General de Gobierno, Héctor Anuar Mafud, el gobierno ha sido tolerante y conciliador y ha coadyuvado a encauzar las exigencias de los desplazados hasta donde le ha alcanzado y permitido la normatividad presupuestal.

Dijo que los indígenas triqui encabezados por su líder, Lorena Merino, son atendidos en una mesa permanente por parte de funcionarios del gobierno, pero los inconformes exigen más apoyos, incluso su manutención vitalicia, además del pago de becas y renta de inmuebles para sus familiares.

También exigen la cancelación de órdenes de aprehensión que tiene librada uno de sus líderes por el delito de trata de persona.

Mafud indicó que, además, hay un trabajo permanente para buscar garantizar la estabilidad en la zona triqui y se dialoga con las autoridades del municipio de Copala para lograr un regreso de las familias desplazadas, pero el proceso de negociación y conciliación no ha sido fácil.

Durante el tiempo que ha estado en protesta la líder triqui Lorena Merino y sus seguidores, se le ha apoyado para que puedan elaborar y comercializar las artesanías en tres locales cuya renta paga el gobierno.

Además, logró permisos para lanzar una marca de ropa que se llama “Huipil Rojo”, la cual ya comercializa sus ventas hasta Estados Unidos.

El Defensor de Derechos Humanos de Oaxaca, Arturo Peimbert, recriminó la actuación de los desplazados de San Juan Copala que, en lugar de llevar a sus seguidores a un lugar más digno, prefieren seguir mostrando la faceta de explotados para seguir recibiendo prebendas del gobierno estatal y federal.

Fue hasta después de las 20:00 horas de este viernes, que se dejó abrir una de las puertas de la sede del Palacio de Gobierno, lo que permitió la liberación de los retenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *