Los crímenes de lesa humanidad

*Acusan que durante el gobierno de Ulises Ruiz Ortiz se cometieron; sus cómplices Jorge Franco y Manuel García Corpus, señalan

*En su administración fueron asesinados líderes sociales como Heriberto Pazos dirigente del MULT, en el conflicto del 2006 al menos fueron ejecutados 20 ciudadanos, así como maestros de la Sección 22 y la desaparición de 2 integrantes del EPR, así como el periodista William Bradley Roland

*Ataque a la caravana de la paz que se dirigía a San Juan Copala donde murió Jyri Antero Jaakkola y Alberta Cariño Trujillo

Oaxaca, Oaxaca, Lunes 12 de Marzo, 2018 (Fuente: Agencias).- Según organizaciones sociales, durante el sexenio de Ulises Ruiz Ortiz, fueron privados de la vida maestros de la Sección 22 del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), dirigentes de organizaciones sociales y jefes policiacos que tuvieron a cargo las ejecuciones extrajudiciales ocurridas durante la revuelta del 2006 y cuya finalidad fue borrar evidencias.

Larga es la lista de los dirigentes sociales asesinados durante el gobierno de Ulises Ruiz Ortiz, a quien algunos comunicadores bautizaron como el carnicero de Chalcatongo.

Heriberto Pazos Ortiz, líder histórico del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT), Catarino Torres Pereda dirigente del Concejo Democrático Ciudadano (CODECI).

Aristeo López Martínez había sido director de la policía municipal de la Ciudad de Oaxaca, y Alejandro Barrita director de la Policía auxiliar Bancaria (PABIC).

Tanto Alejandro Barrita Ortiz como Aristeo López Martínez fueron insistentemente vinculados con secuestros, torturas y asesinatos cometidos en el marco del conflicto sociopolítico de 2006 y 2007, principalmente, a los “levantones” que realizó la llamada “caravana de la muerte”, la cual utilizaba automóviles sin placas y ocupantes sin identificación oficial.

El 30 de enero del 2008 Un comando armado asesinó al director de la Policía Auxiliar, Industrial, Bancaria y Comercial, Alejandro Barrita Ortiz, y a su escolta Juan Eduardo Prado Pérez, en la pista de acondicionamiento físico de la unidad deportiva Bosque El Tequio, aledaña al aeropuerto Benito Juárez.

Barrita Ortiz y su guardaespaldas, quienes vestían ropa deportiva, recibieron varios impactos de Ak-47, R-15 y pistolas .9 milímetros. Quedaron boca abajo, sin vida, sobre la pista de acondicionamiento físico. El asesinato ocurrió alrededor de las 7:45 de la mañana, mientras las víctimas trotaban frente a la estatua del héroe mixteco Tzauindanda. En la agresión participaron al menos cinco hombres parapetados en unos arcos de la barda perimetral de la unidad deportiva.

Barrita Ortiz, ex militar con grado de teniente, originario de Ejutla de Crespo, fue denunciado en su momento por militantes de la Asamblea de los Pueblos de Oaxaca APPO de participar en “detenciones, desapariciones forzadas y torturas” a su paso por las barricadas instaladas en diferentes lugares de la ciudad, entre agosto y noviembre de 2006, durante el conflicto que sostuvieron con el gobierno estatal.

Los casos fueron documentados por diversas organizaciones como Amnistía Internacional, Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Comisión Civil de Observación Internacional por los Derechos Humanos.

El 23 de enero del 2009 Aristeo López Martínez, ex coordinador de Seguridad Pública, Vialidad y Tránsito de la Ciudad de Oaxaca fue asesinado en presencia de su hijo, de 12 años, cuando circulaba en su vehículo, pasado el mediodía de este viernes, en la céntrica calzada La República.

Fuentes de la policía local revelaron que después se convirtió en testigo protegido de la Procuraduría General de la República (PGR) en la investigación que la dependencia realizó sobre la existencia de grupos parapoliciacos y la detención-desaparición forzada de Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, militantes del Ejército Popular Revolucionario, ocurrida en mayo de 2007.

El 8 de marzo del 2008 Ricardo Rodríguez Silva, El Gigio, comandante de la Policía Ministerial del Estado (PME) de Oaxaca en los Valles Centrales, fue asesinado ayer por la tarde mientras boleaban sus zapatos en el Paseo Juárez El Llano, ubicado en el Centro Histórico de la capital.

En su momento estos tres asesinatos, se dijo, tuvieron como fin acabar con líneas de investigación de crímenes de maestros y dirigentes sociales, así como desapariciones ordenadas por Ulises Ruiz Ortiz.

Al privar de la vida a estos tres jefes policiacos se interrumpía toda investigación, pero, además, muertos se llevaban a la tumba todo lo que sabían de la desaparición de los integrantes del EPR, de los asesinados durante tortura en el 2006.

Ellos sabían dónde estaban las tumbas clandestinas de gente que fue desaparecida durante el conflicto social.

Durante la revuelta del 2006 al menos hubo 20 ejecuciones atribuidas a los llamados convoy de la muerte que dirigieron Aristeo López Martínez y Alejandro Barrita Ortiz.

Pero no solamente tiene responsabilidad Ulises Ruiz Ortiz, sino también Jorge Franco, a quien se le atribuye la autoridad intelectual, así como a Manuel García Corpus en su papel de Secretario General de Gobierno.

 

ASESINATO DE WILLIAM BRADLEY Y JYRI ANTERO JAAKKOLA

 

A la fecha se siguen ventilando en los tribunales internacionales los asesinatos del periodista William Bradley del ciudadano Finlandes Jyri Antero Jaakkola.

El día 27 de abril del 2010 fue atacada la caravana de paz y observación de derechos humanos que se dirigía al Municipio Autónomo de San Juan Copala en el Estado de Oaxaca. Cerca de las 11:30 horas esta caravana salió de Huajuapan de León. Alrededor de las 16:00 horas poco después de pasar por el centro del poblado de La Sabana los tres vehículos que conformaban la caravana llegaron a una curva en donde el camino se encontraba bloqueado por dos líneas de piedras. En ese momento la caravana se dispuso a interrumpir su recorrido y regresar, y fue en ese momento cuando empezó la balacera desde la ladera de un cerro.

Fueron privados de la vida Alberta Cariño Trujillo del Centro de Apoyo Comunitario Trabajando Unidos (CACTUS) y de Jyri Antero Jaakkola, observador de origen finlandés.

El 27 de octubre del 2006, en la Avenida Juárez, municipio de Santa Lucía del Camino, Oaxaca, Bradley Roland Will reportero independiente de 36 años, filmó su propio asesinato. Estaba grabando enfrentamientos de policías vestidos de civil, funcionarios de gobierno contra activistas de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca [APPO] cuando dos balas le provocaron heridas mortales. La APPO llevaba más de cuatro meses de levantamiento popular exigiendo la renuncia del gobernador Ulises Ruiz Ortiz, plazo durante el cual policías y hombres armados vinculados al Gobierno del Estado habían matado 12 personas.

 

DESAPARICION DE DOS EPERRISTAS

 

Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, fueron detenidos 25 de mayo de 2007 cuando se encontraban hospedados en el hotel “Del Árbol”.

El Ejército Popular Revolucionario (ERP) culpó a Ulises Ruiz Ortiz de esta desaparición y se mencionó que Aristeo López y Alejandro Barrita estuvieron a cargo, y que entre otras cosas por este asunto fueron silenciados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *