Reconoce Murat deuda al CIERES heredada por Cué

Oaxaca, Oaxaca, Lunes 05 de Febrero, 2018 (Fuente: Agencias).- El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, dijo que el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (CIRES) verificará el funcionamiento de los sensores de la alerta sísmica afectados por la caída de una antena receptora de señal.

“Este viernes estará en la entidad la empresa para verificar que los sensores están al 100 por ciento y evaluar si hay que hacer un ajuste», dijo el mandatario estatal en entrevista.

Murat reiteró que la alerta sísmica está activa y aclaró que su gobierno ha pagado puntualmente al CIRES.

Sin embargo, reconoció que el estado tiene una deuda con la empresa, heredada por la administración de Gabino Cué.

«Hay una deuda desde el gobierno de 2012, de 21 millones de pesos que no está plenamente documentada. Hasta que no tengamos certeza de la deuda, uno no puede pagarla, la estamos documentando», añadió.

 

EN UN MES ESTARÍA LISTA ALERTA SÍSMICA

 

En un mes podría estar reparado el Sistema de Alerta Sísmica de Oaxaca (SASO), gracias a los tres millones de pesos que destinó el gobierno federal para el Fondo de Desastres Naturales (FONDEN).

Juan Manuel Espinosa, director del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (CIRES) indicó que los recursos les fueron depositados este jueves por la tarde, aunque esto será apenas “un mejoral”, pues desde hace varios años se ha dejado de invertir en el mantenimiento de la red de sensores de sismos en dicho estado.

“Podemos ahorita restaurar eso, pero es un ‘mejoral’ para un problema de otro tamaño. O sea, sí se requiere del servicio, tan se requiere, que hoy el incidente nos deja ver que pudo haber sido menor si hubiéramos tenido todo funcionando”, enfatizó.

Espinosa Aranda señaló que el estado de Oaxaca mantiene un adeudo de 24 millones de pesos con el centro correspondiente al periodo 2012-2014. Esto derivó en la falta de mantenimiento y que una antena repetidora, ubicada en Corral de Piedra, dejara de funcionar desde principios de este año.

A ello se sumó la torre que cayó esta semana en San Antonio Cuajimoloyas (Sierra Norte de Oaxaca), derivado de los fuertes vientos que provocó el frente frío 25. Ambas fallas ahora mantienen en riesgo a la Ciudad de México, pues de registrarse un sismo con epicentro en alguno de los 14 sensores que no están enviando señal, la alerta sísmica no se activará.

“Ese repetidor —por falta de conservación del año pasado y lo que va de este— ya no estaba funcionando bien y si bien se cae por un meteoro —el repetidor de Cuajimoloyas— el de Corral de Piedra ya no tenía capacidad de redundancia y ocasiona que se pierda ya el enlace de varios equipos; en el mapa hay varios puntos rojos que son la prueba de que hay pérdida en los enlaces. Los sensores están vivos, pero su información no sirve porque no logra llegar al destino”, señaló el director.

Juan Manuel Espinosa precisó que con los 3 millones de pesos, lo que se hará es restablecer la señal de la repetidora para que en caso de que de origine un sismo con epicentro en Oaxaca se escuche la alerta sísmica en los altavoces de la Ciudad de México.

“La restauración de las torres toma mucho tiempo [porque es obra civil], tres, cuatro semanas, y eso es muy inquietante por el tiempo, pero si logramos verificar la condición de enlaces redundantes y los recuperamos pronto podríamos tener en una semana la restitución de los llamados de esas estaciones que se perdieron”, indicó.

 

Contratos

 

El CIRES es una asociación civil que surgió tras los sismos de 1985 y que opera el Sistema de Alerta Sísmica de la Ciudad (SAS) y el SASO; los sensores que lo integran —desarrollados por los ingenieros de la UNAM— son los que detonan la alerta sísmica en la Ciudad de México.

Para ello, el Gobierno capitalino mantiene un contrato con el CIRES, este año por poco más de 30 millones al año para operar y dar mantenimiento a la red de antenas y 60 sensores distribuidos en los estados de Jalisco, Colima, Michoacán, Guerrero y la propia capital del país.

En el caso de Oaxaca, este contrato no fue firmado por la actual administración encabezada por Alejandro Murat, por lo cual los ingenieros no han acudido al estado a brindar el mantenimiento correspondiente.

Este miércoles, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, informó que mientras estuvieron dañados los sensores, si hubiera un temblor con epicentro en Oaxaca, la alerta sísmica de la capital no sonaría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *