Mujer indígena se salva de ser violada

*Pero la sentencian a 20 años por asesinato

Oaxaca, Oaxaca, Miércoles 13 de Diciembre, 2017 (Fuente: Agencias).- Al juzgarla a Adela García quien no sabía haber español, no le asignaron intérprete, por eso no entendió que estaba acusada de la muerte de su cuñado.

A partir de mayo del 2009, Adela García Carrizosa, comenzó a vivir una tragedia que no termina porque permanece recluida en el penal de Tanivet, acusada de haber participado en la muerte de su cuñado, individuo que a pesar de que ella se recuperaba de una cesárea por el nacimiento de su segunda hija, con pistola en mano, quiso violarla, se salvó de esa agresión, pero fue condenada a 20 años de prisión.

En realidad, fue su esposo Germán, quien para defenderla de la agresión, dio muerte a su hermano, y con eso salvó a Adela García del ataque sexual, discutió y peleó con su consanguíneo a quien terminó dando muerte.

Adela indígena mazateca, vivía con su familia en la comunidad Agua de Niño, del municipio de San Lucas Zoquiapam, y como no sabía hablar español, no entendió de qué era acusada y al no poder explicar lo que había ocurrido, el juez la condenó. Muchas y muchos indígenas se ven involucradas en un proceso judicial como víctimas, acusados o testigos, pero la discriminación interfiere con respecto a sus garantías judiciales e individuales.

Así lo señala la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH en su Informe sobre la Situación de los derechos humanos en México, 2015.

Esa realidad, trastocó la vida de Adela. “Sacó su pistola, me apuntó en la cabeza.

Me quería violar, pero llegó mi esposo corrí y agarré a mi niña”, y hui, quiso explicar Adela García Carrizosa, sobre lo que ocurrido aquel 28 de mayo de 2009.

Han pasado ya ocho años y permanece en prisión.

Quien intentó abusar de ella era el hermano de su esposo.

En la confrontación entre los hermanos, Germán mató al agresor. Dos días después, Adela fue acusada y trasladada al Juzgado Mixto de primera instancia de Huautla de Jiménez.

“Ella casi no hablaba el español, le tomaron su declaración ministerial sin abogado, ni intérprete, aunque en el expediente asentaron que estuvo asistida del defensor de oficio y que reconoce haber participado en los hechos.

“No entendió absolutamente de qué se trataba, Adela, recuerda que firmó un papel en blanco”, explica el abogado Gerardo Martínez, del Centro Profesional Indígena de Asesoría Defensa y Traducción (Cepiadet), que solicita una revisión del caso.

En el expediente constan los esfuerzos de Germán para convencer al Juez sobre la inocencia de Adela: “mi esposa no tiene nada que ver en la muerte de mi hermano, ella es inocente, sólo actué por defensa propia para defenderla pues mi hermano quería violarla”.

De nada sirvió. “El Juez dijo que eso era un pretexto para evadir responsabilidades, actuó bajo una apreciación de género que está prohibida, prácticamente el mensaje es que ella tuvo la culpa de todo”, afirma el defensor.

Consta en la sentencia que el Juez se negó a juzgar a la mujer indígena bajo la perspectiva de género solicitado por la defensa.

“Los argumentos que utilicé fueron tomados del protocolo que emitió la Suprema Corte pero el Juez dijo que no”, concluye el abogado.

Adela fue declarada culpable de homicidio calificado con el agravante de ventaja y sentenciada a 20 años de prisión. Luego de la apelación, ahora espera la resolución de la Sala de Justicia Indígena y de la Quinta Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca.

Hace ocho años que Adela enfrenta sola su destino.

No recibe visitas porque el Centro de Internamiento Femenil se encuentra a casi diez horas de distancia de su pueblo y la pobreza en que se encuentra su familia les impide hacer el viaje.

Su caso junto al de otras mujeres indígenas, ha sido retomado por organismos defensores de los derechos humanos y por medios de comunicación quienes buscan que las autoridades revisen hechos como el aquí descrito, el cual ha despertado además el interés de organismos internacionales, que han anunciado una cruzada internacional, en reclamo de justicia para Adela García Carrizosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *