Oaxaca, a un mes de la tragedia

*Prevalece la tensión, el miedo y la incertidumbre en los 41 municipios afectados, ante las constantes réplicas, la lenta ayuda humanitaria y los reclamos por los recursos que se destinarán a la reconstrucción, además de las denuncias por la politización de los apoyos

Oaxaca, Oaxaca, Domingo 08 de Octubre, 2017 (Fuente: Agencias).- A un mes del terremoto del pasado 7 de septiembre en Oaxaca, que dejó un saldo de 83 víctimas, prevalece la tensión, el miedo y la incertidumbre en los 41 municipios de la región del Istmo de Oaxaca, ante las constantes réplicas, la lenta ayuda humanitaria y los reclamos por los recursos que se destinarán a la reconstrucción, además de las denuncias por la politización de los apoyos.

Tan sólo este sábado se reportaron dos replicas, de 4.1 grados, una en el Puerto de Salina Cruz y otra más en Unión Hidalgo, con lo que suman más de 6 mil 660 réplicas.

El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, estimó que la reconstrucción por el terremoto del 7 y 19 de septiembre superaría los 10 mil millones de pesos como mínimo.

Dijo que aún hay 120 mil familias afectadas, por lo que aseguró que se mantiene la ayuda humanitaria a través del Ejército y la Marina, porque aún hay unas 200 localidades incomunicadas por el efecto de las tormentas.

Afirmó que se mantienen abierto 41 albergues y siguen operando 200 cocinas comunitarias.

Sin embargo, siguen en las calles unas 10 mil personas frente a sus domicilios, quienes se niegan a abandonar sus moradas, ante el temor de la rapiña y los saqueos, aunque en la zona hay desplegados más de mil elementos de la policía militar y de la gendarmería, realizando patrullajes.

Según el censo realizado por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), en los 41 municipios en la zona de desastre por el terremoto hay 63 mil 925 casas con daños, de las cuales 31 mil 236 tienen daño parcial, 19 mil más daño parcial pero no habitables, y pérdida total 13 mil 648 casas.

En lo que respecta al número de escuelas, se ha establecido que hay 3 mil 89 de educación básica y 387 de educación media superior y superior afectadas, de las cuales 26 planteles se tendrán que demoler.

Mientras que, en el número de monumentos históricos e iglesias, se ha establecido un censo de 80.

Para atender la etapa de reconstrucción, el gobierno federal y estatal han dispuesto de diversos programas y esquemas de financiamiento que se harán valer por parte del sector privado y organizaciones civiles, que se sumarán a las acciones que ya anunció el Presidente Enrique Peña  para la reconstrucción de las viviendas de las familias damnificadas, a través de la entrega de tarjetas, cuyos montos corresponden a 120 mil pesos por viviendas para quienes sufrieron pérdida total de su patrimonio.

La SEDATU informó que para cumplir con las tareas demolición y  retiro de más de 1 millón 900 mil toneladas de escombros, el gobierno federal y estatal cubrirá los gastos de las empresas responsables de tal tarea.

De acuerdo con el gobernador Alejandro Murat, para la reconstrucción por los terremotos en Oaxaca, se podrían necesitar 10 mil millones de pesos cuando mínimo, y aseguró que esta etapa tardará al menos cuatro meses.

Advirtió que tan sólo para la reconstrucción de escuelas se requerirá de 3 mil millones de pesos, 3 mil millones de pesos más se necesitarán para el tema de la vivienda, y para la reconstrucción de los edificios e inmuebles históricos Oaxaca podría llegar a requerir 4 mil millones de pesos.

Además, para reparar caminos se ejercerán 2 mil millones de pesos y falta lo que se pueda ejercer para reactivar la economía de las zonas siniestradas.

 

RECONSTRUCCIÓN TRANSPARENTE

 

En tanto, el gobernador Alejandro Murat anunció, además, la integración de un comité para transparentar los recursos que se destinen para la ayuda humanitaria y la reconstrucción por el sismo.

Bajo este esquema, lanzó una línea de ayuda, donde pidió el apoyo del sector empresarial para que puedan realizar su donativo mediante la compra de una tarjeta electrónica de apoyo con valor de 100 y hasta 500 pesos.

En su propuesta, invito a participar a través de la iniciativa “Adopta una Vivienda”, orientada para aquellos empresarios que aportarán recursos mediante la adopción de paquetes que complementarán el apoyo en reconstrucción en compra de materiales, remodelación faltante, servicios de plomería y electricidad.

Murat detalló que la iniciativa –que ya fue presentada al Consejo Coordinador Empresarial, así como al Consejo Mexicano de Negocios y al Fideicomiso Fuerza México– solicitará recursos a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), y se pretenden que los recursos sean administrados por un Fideicomiso, vigilado por un consejo ciudadano para el manejo adecuado y transparente de los mismos.

Murat aclaró que en la construcción de las viviendas afectadas se contará con el apoyo de las cámaras y organismos empresariales y universidades que con su capital humano y conocimientos participarán en las tareas, asesorando y guiando los pasos para la auto-construcción de los hogares.

 

SE ATENDIÓ LA EMERGENCIA DESDE EL PRIMER MOMENTO

 

Por otra parte, el gobernador Alejandro Murat, precisó que desde el primer momento de la contingencia por el terremoto actuó para enfrentar la fase de emergencia, e indicó que en tan sólo tres días después del sismo del 7 de septiembre, fueron reestablecidos los servicios básicos públicos, además de reducir el universo de personas afectadas al pasar de 800 mil a 120 mil en los 41 municipios del Istmo.

Aseguró que la ayuda humanitaria fue entregada a los afectados por las Fuerzas Armadas se y han otorgado 384 mil 476 despensas, un millón 482 mil 380 litros de agua, 49 mil 492 cobertores, 47 mil 104 colchonetas, 2 mil 894 casas de campaña, 57 mil 150 impermeables, 14 mil 500 kits de primeros auxilios, 25 mil 203 kits de limpieza, 6 mil 500 kits para bebés y 6 mil 597 lonas.

Murat aseguró que Oaxaca está de pie, a pesar de las desgracias por los golpes y azotes de los desastres naturales.

“Oaxaca y México están de pie gracias al corazón y solidaridad de nuestra gente, gracias a ese motor incansable de los oaxaqueños, del pueblo de México solidario que nos ha permitido enfrentar esta gran tragedia y sé que viene lo mejor para Oaxaca”.

En su oportunidad, el filántropo Alfredo Harp Helú expresó su compromiso de respaldar las acciones para la reconstrucción de las zonas afectadas, a través del Fideicomiso de CitiBanamex por más de 80 millones de pesos para atender a Oaxaca y Chiapas, estimando una aportación que alcance 120 millones de pesos, para la mejora de la infraestructura de mercados, reactivación de la economía local, así como la reconstrucción de viviendas.

Quien también se sumó a estas acciones fue el Consejo Coordinador Empresarial, a través del ex presidente de la Coparmex-Oaxaca, Benjamín Hernández Gutiérrez, y representante del líder empresarial, Juan Pablo Castañón Castañón, refrendando su compromiso para trabajar en la reconstrucción de Oaxaca a través del Fideicomiso Fuerza México, que tiene como objetivo agrupar y canalizar el apoyo de particulares y empresas hacia el esfuerzo de las comunidades dañadas.

En tanto, la Secretaría de Economía Federal y Estatal, aterrizaron en la zona del Istmo de Oaxaca, mil 500 millones de pesos para iniciar la reactivación económica de la zona de desastre, otorgando apoyos a fondo perdido y abriendo el abanico de créditos rápidos y con los mínimos requisitos.

De entrada, se entregarán cinco mil 500 apoyos de diez mil pesos (a fondo perdido) para cada uno de los empresarios que resultaron afectados: «el censo que hicimos nos arroja que en los 41 municipios donde el terremoto tuvo afectaciones, existen 5,500 negocios con daños de menores a colapso total», dijo el Secretario de Economía del Gobierno de Oaxaca, Jesús Rodríguez Socorro.

 

SEGUNDO CENSO

 

Por otra parte, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, anunció que habrá un segundo censo en la zona del Istmo para revisar las viviendas que han sido afectadas por las réplicas de los terremotos.

Murat, confirmó que sí habrá un segundo censo de viviendas en el Istmo, tras las afectaciones generadas por el temblor de 6.1 grados Richter del 23 de septiembre.

En entrevista, indicó que tras la demanda ciudadana, se determinó junto con el gobierno federal realizar un segundo censo para tomar en cuenta a los nuevos afectados.

Reconoció que tras el segundo sismo que sacudió al Istmo, hubo más viviendas que colapsaron y que no fueron contabilizados en el primer censo.

En este sentido, indicó que luego que culmine el proceso de entrega de la primera tarjeta, se iniciará con el segundo censo.

Murat lanzó un nuevo llamado a los actores políticos, diputados y alcaldes de las diferentes formaciones políticas para evitar la politización de la ayuda humanitaria y la atención que está ofreciendo el gobierno federal al tema de la reconstrucción, evidenciando que los apoyos comprometidos seguirán entregándose casa por casa y a través del Ejército.

En tanto, un grupo de presidentes municipales recriminaron a la titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), Rosario Robles, porque se actuó con gente sin capacidad para realizar los censos de las viviendas afectadas por los terremotos y hay muchas casas con daños graves que no fueron revisadas.

El grupo de alcaldes y diputados perredistas, entre ellos Carol Altamirano y la alcaldesa de Juchitán de Zaragoza, Gloria Sánchez, demandaron, a su vez, que se amplíe el apoyo a las familias que perdieron su vivienda porque 120 mil pesos son insuficientes.

Exigieron al presidente Enrique Peña Nieto que les muestren los censos que elaboró la SEDATU para atender a las familias damnificadas de Oaxaca por los sismos del 7 y 23 de septiembre, toda vez que han sido excluidos de las labores de reconstrucción.

Carol Altamirano advirtió que hay un proceso improvisado e irresponsable por parte del Gobierno federal para iniciar la reconstrucción en Oaxaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *