Esclavizaban a joven de Oaxaca

*Ahora las responsables estarán 9 años en la cárcel

*Las dos mujeres se dedicaban a ‘colocar’ a jóvenes oaxaqueñas en residencias de lujo

Oaxaca, Oaxaca, Jueves 08 de Diciembre, 2016 (Fuente: Agencias).- Una joven oaxaqueña de nombre Edith, originaria de la Mixteca, estuvo retenida contra su voluntad y era obligada a trabajar sin remuneración en una lujosa propiedad en Hacienda de Las Palmas, en Interlomas, Estado de México. La joven oaxaqueña era golpeada regularmente y la hacían dormir en una tina con agua.

Después de un año de sufrir estos abusos, Edith logró escapar y denunció a sus captoras.

En días pasados, Margarita Jiménez López y Gertrudis Tatiana García Jiménez, madre e hija respectivamente, fueron sentenciadas por un juez a nueve años de prisión por el delito de trata de personas, en la modalidad de trabajos forzados, informó la Procuraduría mexiquense.

Los hechos por los que fueron sentenciadas ocurrieron en el 2009, en un departamento de lujo ubicado la calle Hacienda del Ciervo, en el mencionado fraccionamiento en la zona de Interlomas, lugar a donde Edith, una joven Oaxaqueña, trabajaba como empleada doméstica.

Ahí empezó la pesadilla de la joven, quien fue obligada a trabajar sin salario y sin poder salir del lugar, donde además era obligada a dormir en una tina con agua «porque decían que estaba loca.»

Sin embargo, en octubre del 2010, la víctima aprovechó un descuido de sus ‘patronas’, escapó del departamento y le pidió ayuda al policía privado que custodiaba el conjunto residencial.

Tras recibir la denuncia, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) inició a las indagatorias correspondientes y solicitó a un juez que librara una orden de aprehensión en contra de las probables responsables, la cual fue otorgada; pero las mujeres ya habían huido.

Fue en mayo del 2015, cuando en una acción conjunta, Agentes de Investigación de la PGJEM y autoridades de Oaxaca lograron ubicar y detener en el municipio de Juchitán a Margarita y Tatiana, quienes fueron trasladadas a territorio mexiquense e ingresadas al Cereso de Tlalnepantla.

En el juicio el Ministerio Público acreditó que la joven víctima fue sometida a jornadas extenuantes, vivía en condiciones insalubres, era golpeada y no se le permitía salir. También se comprobó que las imputadas traían niñas de Oaxaca para trabajar como ‘sirvientas’ en residencias de lujo.

Margarita y Tatiana enfrentaron el juicio oral en libertad, por casi año y medio, hasta que el juez las sentenció a nueve años de prisión y al pago de una multa por 41 mil 100 pesos; además de que el juzgador rechazó disminuir su condena y ordenó la suspensión de sus derechos civiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *