Policías extorsionadores

policias-extorsionadores

*Los elementos presuntamente le pidieron cinco mil pesos al conductor de una camioneta Windstar que circulaba sin placas y tarjeta de circulación, sin embargo, esta contaba con un formato de baja vehicular expedido por la Secretaría de Finanzas del estado

*Como acto de intimidación, los policías fotografiaron a la unidad de motor como a sus ocupantes

 

Erwin ARAGON

Oaxaca, Oaxaca, Jueves 24 de Noviembre, 2016.- Jonathan Gopar y Carlos Sosa, elementos de la Policía Vial municipal de Santa Lucía del Camino, Oaxaca, fueron denunciados por el conductor de una camioneta particular, luego que fuera víctima de agresiones, amenazas y un presunto acto de extorsión  por parte de los malos servidores públicos, quienes le solicitaron la cantidad de 5 mil pesos a cambio de no remitir la unidad de motor que conducía ante las autoridades de correspondientes, ya que manifestaron que la camioneta al parecer era robada, debido a que los uniformados no le encontraban el número de identificación (VIN) y esta no tenía placas de circulación.

Como acto de intimidación, los uniformados fotografiaron la unidad de motor, como a sus ocupantes, con la finalidad de presionar y obtener la cantidad de dinero solicitado a su conductor, aun cuando el agraviado mostró una constancia de baja vehicular expedida por la Secretaría de Finanzas del gobierno del estado.

Según versión del agraviado L. D. J. C. de 38 años de edad, los hechos se registraron la mañana de este miércoles, aproximadamente a las 09:40 horas, cuando en compañía de otra persona del sexo masculino y propietario de dicha unidad de motor, circulaba sobre la carretera al fraccionamiento El Rosario, del municipio de San Sebastián Tutla, con dirección a la agencia municipal de Cinco Señores, a bordo de una camioneta marca Ford tipo Windstar de color azul con blanco.

No obstante, a la altura de la secundaria Técnica 139, le fue marcado el alto por dos Policías Viales del municipio de Santa Lucía del Camino, ya que estos se percataron que dicha unidad no portaba las placas de circulación.

Al cuestionar al conductor el por qué no portaba placas el vehículo, este respondió que estaban dadas de baja y les mostró un formato de baja vehicular expedida por la Secretaría de Finanzas del estado, al tiempo que les refería que venían del mecánico y andaban probando la camioneta ya que viajarían en fecha próxima.

Posteriormente los uniformados procedieron a cotejar los datos y número de serie de la camioneta, sin embargo, la falta de conocimiento por parte de los policías, ocasionó que no pudieran localizar la placa de identificación vehicular (VIN), la cual se ubica en la parte baja izquierda del parabrisas.

Ante ello, los policías argumentaron que la camioneta podría ser robada, esto sin tener la certeza de lo dicho, por lo cual les solicitaron la cantidad de 5 mil pesos a cambio de no remitir la unidad de motor ante las autoridades correspondientes.

Como acto de intimidación, los uniformados fotografiaron  la unidad de motor como a sus ocupantes, con la finalidad de presionar y obtener la cantidad de dinero solicitado a su conductor.

Sin embargo, el chofer y propietario de la camioneta se negaron a contribuir y ser partícipes  del acto de corrupción.

Al lugar de los hechos arribó una femenina con dos elementos más a bordo de la patulla 2057,  quien se ostentó como comandante de la Policía Vial del municipio de Santa Lucía del Camino, misma que se entrevistó con los agraviados, quienes luego de exponerle la realidad de los hechos y mostrarle los documentos que ampararan la legalidad de la unidad de motor, corroboró que se trató de un intento de extorción por parte de estos malos servidores públicos identificados como Jonathan Gopar y Carlos Sosa, ya que la citada unidad de motor no presentaba reporte de robo y la placa de identificación vehicular (VIN), se encontraba en el lugar correcto y visible, además que el chofer portaba su licencia de manejo.

Con el afán de perjudicar al automovilista, uno de los uniformados elaboró una infracción, bajo el argumento de no contar con tarjeta y placas de circulación,  aun cuando la unidad de motor contaba con un formato de baja vehicular expedido por la Secretaría de Finanzas del estado, que justificaba la falta de dicha documentación y matrícula para circular.

En tanto, el chofer agraviado manifestó que tal vez la desesperación, preocupación e incertidumbre de seguir en sus cargos o ser destituidos, a escasos días de concluir la administración del malogrado edil con licencia de Santa Lucía del Camino, Galindo Huerta Escudero, estos dos elementos a su mando han optado por realizar actos desleales al tratar de extorsionar a los automovilistas, cuya acción se une al nido de corrupción y mala administración por parte del citado edil.

Asimismo, L. D. J. C enfatizó que este tipo de actos denigrantes son constantes y a plena luz del día, por lo que hizo un atento llamado al presidente electo Raúl Cruz, para que tome cartas en el asunto, ya que ha demostrado interés con las diversas y constantes actividades que ha realizado con el apoyo de los habitantes de dicho asentamiento humano, por lo que no es posible que este tipo de servidores públicos sigan laborando y extorsionando al a sociedad, manchando así la excelente imagen que tiene el edil electo, Raúl Cruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *