Niños obesos, por comida chatarra

Niños obesos, por comida chatarra

*Aunado al sedentarismo, exceso de alimentos “chatarra” y falta de ejercicio advierte médico del IMSS

Oaxaca, Oaxaca, Jueves 11 de Agosto, 2016 (Fuente: Comunicado).- Factores como el sedentarismo, falta de ejercicio y exceso de alimentos “chatarra”, son las causas de que en Oaxaca jóvenes y adolescentes  que cursan del cuarto al sexto año de primaria tengan sobrepeso y obesidad.

Esta problemática se atribuye a que están de ociosos y se la pasan más tiempo frente al televisor o en juegos de video y con exceso en consumo de frituras, galletas, helados y refrescos, bebidas embotelladas de sabores, dulces y chocolates, conocidos comúnmente como alimentos “chatarra”.

De acuerdo con el coordinador de Información y Análisis Estratégico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Oaxaca, Miguel Angel Altuzar Figueroa, el primer riesgo que se tiene con el sobrepeso es seguir engordando y llegar  a ser obeso a temprana edad, lo que implica graves riesgos a la salud: desarrollar, desde la adolescencia, diabetes mellitus e hipertensión arterial con sus complicaciones, como infartos o problemas cardiovasculares.

Por ello, agregó, el sobrepeso y la obesidad constituyen un problema de salud y significan una alerta sobre el perfil epidemiológico infantil, dijo el médico del IMSS y comentó que los datos sobre el problema de sobrepeso y obesidad entre la población joven y en edad escolar se presentan en la región del Istmo de Tehuantepec, Cuenca del Papaloapan y la región de la Costa de Oaxaca.

Explicó que la obesidad es la acumulación excesiva de tejido, sobre todo graso, lo cual propicia condiciones químicas en el organismo que ocasionan problemas para metabolizar los azúcares, por lo que los niveles de estos suben y bajan en la sangre.

A este hecho se le conoce como intolerancia al control del azúcar y es el primer indicativo de que el organismo está teniendo problemas para manejar la insulina, es decir, se encuentra en un estado pre diabético.

Precisó que el sobrepeso –cuando el peso está por arriba de lo normal para la edad y la talla– es una condición de riesgo que provoca un incremento de las necesidades metabólicas, o sea que el organismo debe trabajar más para mantenerse bien.

Aclaró que el sobrepeso es un estado mucho más factible y sencillo de modificarse que la obesidad. Aunque todavía no tiene tantas repercusiones en la salud, es el momento de atacarlo mediante cambios de estilo de vida, que contemple una alimentación balanceada y actividad física.

Cuando el niño o adolescente ya es obeso se requiere un tratamiento más riguroso y más disciplinado, porque le cuesta mucho más trabajo y esfuerzo modificas sus hábitos. Además, se ha visto que por lo general su entorno familiar es de obesos.

Altuzar Figueroa precisó que el riesgo de que un niño sea obeso, si sus papás lo son, es cinco y hasta seis veces mayor, porque entre sus causas fundamentales está el ambiente en el que se desarrolla.

Finalmente, dio a conocer que si el niño elimina el sobrepeso, y ante todo se evita que llegue a la obesidad, puede recuperar el buen funcionamiento del organismo y llegar a la etapa adulta totalmente sano, sin repercusiones en su salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *