Rechaza Iglesia católica encubrir a pederasta

Foto: catedraloaxaca.galeon.com
Foto: catedraloaxaca.galeon.com

*Si el padre Alejandro Solalinde tiene alguna prueba sobre el caso, que la presente, afirma el arzobispo José Luis Chávez Botello

*Demandó llegar a la verdad con el vicario, presunto pederasta

*En ningún momento la Arquidiócesis de Oaxaca encubrió al vicario general de la Catedral de la capital del estado, aseguró

 

Claudia GONZÁLEZ

Oaxaca, Oaxaca, Lunes 18 de Julio, 2016.- Al admitir que desde marzo tuvo conocimiento del caso, el arzobispo en Oaxaca, Monseñor José Luis Chávez Botello, demandó llegar a la verdad de los hechos, sobre la, hasta ahora, “presunta” violación que realizó el vicario (sacerdote adjunto o auxiliar) general de la Catedral de Oaxaca, mismo que ya está recluido en el penal de Miahuatlán, Oaxaca, en espera del término de un proceso penal y se le dicte sentencia.

Al tiempo, el máximo jerarca de la Iglesia Católica en Oaxaca, puntualizó que en ningún momento la Arquidiócesis de Oaxaca encubrió al viario, acusado de pederastia, tal y como lo denunció el pasado viernes el sacerdote y defensor de derechos humanos, Alejandro Solalinde, quien también pidió la renuncia de Arzobispo Chávez Botello.

Chávez Botello dijo no saber por qué Solalinde exigió su renuncia, y consideró que si el defensor de migrantes tuviera alguna prueba sobre el caso, que la presente.

Y es que según la denuncia que hizo el padre Solalinde, el caso de pederastia sucedió el Jueves Santo, cuando el vicario general de la Catedral abusó sexualmente de un hijo de dirigentes Católicos. Por eso Solalinde pidió la salida de Chávez Botello, quien, dijo, sabía del caso y no hizo nada, ya que pasaron por lo menos tres días para que actuara en consecuencia.

Durante su conferencia de los domingos, después de la misa de medio día en la Catedral de la capital de Oaxaca, y acompañado por el secretario canciller Lorenzo Fanelli, José Luis Chávez desmintió, desde luego, la versión de encubrir a un sacerdote pederasta.

Refirió que luego que se enteraron del delito (durante el Domingo de Pascua, 27 de marzo), iniciaron con los trámites para la separación de su cargo de dicho sacerdote, para “de inmediato” iniciar con las denuncias correspondientes. Expuso que ese 27 de marzo se reunió con los familiares de las víctimas, pidiendo hacer la denuncia correspondiente.

Detalló que la separación del cargo de dicho vicario detenido fue el pasado 10 de abril, para dar celeridad a las investigaciones judiciales. Incluso, dijo el prelado, enviamos una carta al Fiscal General del estado, Joaquín Carrillo Ruiz, pidiéndole realizar las investigaciones necesarias, respetando la verdad, la ley, y sobre todo, los derechos humanos de las víctimas.

Dejó claro que como Iglesia Católica, han brindado y brindarán toda la información que sea necesaria para resolver el delito, mismo que, prometió, no quedará impune.

Recordó que actualmente el detenido se encuentra a disposición de un juez, en espera de que lo encuentren culpable o inocente.

Remarcó que como Arquidiócesis no se esconderá ni defenderá a nadie que haya cometido este tipo de delitos, por lo que serán las autoridades quienes determinarán el castigo competente.

En su opinión, en la Iglesia Católica de Oaxaca sólo se han presentado dos casos de pederastia, ya que los demás “sólo son rumores”.

Por eso José Luis Chávez Botello dijo que “no aprovechemos un conflicto para dañar a otros, ante la grave situación que atraviesa Oaxaca en distintos niveles, principalmente en el tema social y político. La sociedad debe atender pronto esta enfermedad y tomar la medicina adecuada”.

Y remarcó: “la verdad es fundamental en la vida de las personas, la familia y la sociedad, donde no hay verdad se abre la puerta a la desconfianza, al engaño, a la corrupción y a la injusticia. La verdad siempre debe ser respetada y defendida con amor.

Por eso, el prelado aprovechó para pedir a los oaxaqueños esforzarse para conseguir la restauración de Oaxaca, a través de la oración, la verdad, la unidad y el bien común.

Se dijo preocupado por la grave situación que sufren los oaxaqueños, ya que “se multiplican las expresiones de malestar y de violencia por injusticia social, corrupción y desintereses”.

Sostuvo que la sociedad debe atender pronto esta enfermedad y tomar la medicina adecuada. Si encauzamos, dijo, los diferentes trabajos, profesiones y servicios en ese sentido, ganaremos todos; si lo descuidamos, iremos perdiendo el sentido de la vida y de humanización.

Finalmente, Chávez Botello exhortó a los oaxaqueños a apostar al bien común, porque es el conjunto de condiciones que permiten a cada persona, familia y sociedad conseguir más fácilmente su superación y realización.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *