Criptocracia. Paradojas oaxaqueñas

Criptocracia Paradojas oaxaqueñas

ERNESTO VILLANUEVA

 

[http://linkis.com/www.sdpnoticias.com/xj0gl]

Oaxaca, Oaxaca, Lunes 23 de Mayo, 2016.- La ruta de José Antonio alias Pepetoño Estefan Garfias, el gobernador Gabino Cué y Jorge Castillo se ha colapsado. Las más recientes revelaciones de El Financiero y los audios de Anonymous han obligado, como lo apunté el jueves pasado aquí en esta columna, a pasar a una estrategia defensiva y dejar la ofensiva lo que hace agua la campaña de Estefan Garfias que a estas alturas no ha de saber si toma el primer vuelo a un país donde no haya tratado de extradición con Estados Unidos o se queda a cumplir el protocolo de una campaña que día con día se desinfla.

Las cosas van de mal en peor para este grupo.  Se ha confirmado que este trío es investigado en Estados Unidos por lavado de dinero y la Procuraduría General de la República ha reconocido que existe una averiguación previa abierta desde el 2015 a petición del FBI y del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

A preguntas de la prensa tanto el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué y José Antonio alias Pepetoño Estefan Garfias sólo han atinado a negar las imputaciones, pero no han adoptado medidas que se antojarían legítimas si todo fuera un invento de El Financiero y la PGR. De entrada, Gabino Cué al ser interrogado sobre si procedería legalmente contra El Financiero dijo que no “porque respeto la libertad de expresión”. Es una respuesta de botepronto y desafortunada para darle coherencia a sus dichos. Qué bueno que respete la libertad de expresión, pero este derecho humano no es absoluto. Se encuentra armonizado con otros derechos humanos como el de la vida privada y el derecho al honor.

Si fuese verdad lo que afirma Gabino Cué correspondería por él mismo, su familia y su honor entre los oaxaqueños interponer una demanda contra el medio que afirma que miente. La Suprema Corte de Justicia se ha referido al tema de manera clara: “Esta Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la tesis 1a. XX/2011 (10a.), de rubro «DERECHO FUNDAMENTAL AL HONOR. SU DIMENSIÓN SUBJETIVA Y OBJETIVA.», sostuvo que el derecho al honor tiene una dimensión objetiva o externa, conforme a la cual éste puede definirse como el derecho a que otros no condicionen negativamente la opinión que los demás hayan de formarse de nosotros. En esta dimensión, el derecho al honor ampara la buena reputación de una persona en sus cualidades morales y profesionales, protegiéndola frente a expresiones o mensajes que la hagan desmerecer en la consideración ajena, al ir en su descrédito o menosprecio.

Por lo mismo, esta Primera Sala estima que en ciertos casos y bajo determinadas circunstancias, el juicio crítico o la información divulgada acerca de la conducta profesional o laboral de una persona puede constituir un auténtico ataque a su honor. En esos supuestos, los mensajes absolutamente vejatorios de una persona, se dirigen contra su comportamiento en el ámbito en el que desempeña su labor u ocupación, pudiendo hacerle desmerecer ante la opinión ajena con igual intensidad y daño que si la descalificación estuviese dirigida directamente a su persona o sus cualidades morales.

Esto es así porque la actividad profesional suele ser una de las formas más destacadas de manifestación externa de la personalidad y de la relación del individuo con el resto de la colectividad, de forma que la descalificación injuriosa o innecesaria de ese comportamiento tiene un especial e intenso efecto sobre dicha relación y sobre lo que los demás llegasen a pensar de una persona, pudiendo repercutir tanto en los resultados patrimoniales de su actividad como en la imagen personal que de ella se tenga.” (Amparo directo en revisión 2411/2012. 5 de diciembre de 2012. Unanimidad de cuatro votos; José Ramón Cossío Díaz reservó su derecho para formular voto concurrente. Ausente: Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Secretario: Javier Mijangos y González.)

¿Por qué no procede contra el medio que según su dicho dice mentiras? No es por el respeto a la libertad de expresión, sino porque el diario ha documentado con datos duros lo que afirma aunque el gobernador y José Antonio alias Pepetoño” Estefan Garfias digan tímidamente que son “mentiras”.

Deberían también proceder legalmente contra la PGR y en Estados Unidos contra el Departamento del Tesoro del gobierno de Estados Unidos y el FBI. Si lo hicieran generarían por lo menos dudas en su electorado. Una “mentira” de ese calibre justifica con creces proceder con todos los recursos legales que a su derecho convenga.

Paradojas de la vida, mientras al trío Cué, Estefan Garfias y Castillo son investigados en Estados Unidos por presuntos delitos cometidos con recursos provenientes aparentemente de los oaxaqueños, a Benjamín Robles también en el vecino país del norte lo buscan pero para darle un reconocimiento por ser el primer político mexicano integro al haber pasado las más duras pruebas existentes que lo certifican.

 

@evillanuevamx

ernestovillanueva@hushmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *